Facebook Twitter Google +1     Admin

SOÑANDO CON HADAS


http://evaglauca.blogia.com

CUADERNO DE VIAJE DE UNA SOÑADORA

Temas

Archivos

Enlaces


Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2011.

CAPITULO VI

20110412225622-camino.jpg

Tambaleándose, la mano sujetando una  brecha que no dejaba de sangrar, se dirigió hacia el amasijo humeante de los restos de su casa.

Cayó de rodillas, con la desolación desorbitando una  mirada  que intentaba centrarse en algún objeto que salvar de la quema. 

Un puchero, retales de lo que antes habían sido dos vestidos, reposaban en su  regazo de modo casi opresivo, porque  sin darse cuenta sus manos los apretaban  inconscientemente, fuerte, muy fuerte, como intentando llenar el vacío, que la dantesca visión le  provocaba.    

El sol empezaba a ceder espacio a la luna, cuando movida por la inercia de la costumbre se giró hacia lo que antes había sido su jardín. Una punzada de ilusión la hizo avanzar hacia una esquina. Estaban allí, cinco de sus mandrágoras habían  logrado sobrevivir, las cogió con mimo y las envolvió en las ropas metiéndolas en una improvisada maceta puchero.

Se dirigía hacia el pozo, para humedecer la tierra y las ropas que ahora protegían su bien más preciado,cuando sus fuerzas flaquearon dejándola tendida  en el camino como una muñeca de trapo.

Los primeros en despertar fueron sus oídos,  no reconocían el  traqueteo regular de los cascos de los bueyes, entonces  la  vista acudió en su ayuda, pero un trapo húmedo
que iba de su frente hasta su nariz no le dio  muchas pistas, aunque reconoció enseguida el olor del emplaste que se encargaba de cicatrizar la herida de su cabeza.

  Empezó a moverse  intentando incorporarse,  cuando una voz firme le dijo;


-Yo de  ti no haría eso, llevas durmiendo casi cuatro días y la fiebre cesó ayer.

- ¿Dónde estoy?

-En una carreta, que se dirige hacia el monasterio del pie de la montaña, soy el encargado de suministro de los monjes.

-¿los monjes, me llevas al monasterio?


-Podría haberte dejado en medio del camino, pero no me pareció muy cristiano.

-¿Cristiano?,  ¿eres monje?

-No soy de esa clase de monjes, que tildarían de bruja a una mujer encontrada en medio de un camino con unas mandrágoras como único equipaje. El emplaste que llevas en la frente me lo enseñó a hacer mi madre,  eso tampoco creo que sepa hacerlo el tipo de religioso que imaginas. Y ahora reposa, pronto llegaremos a nuestro destino,  y entonces tendrás todo el tiempo que quieras para saciar tu curiosidad.

No iba a rendirse, no pensaba ir a ningún monasterio, pero no dijo nada, pensó que cuando estuviese mejor nada ni nadie la podrían retener.

Evaglauca



 

12/04/2011 23:06. Autor: Evaglauca ;?> Hay 2 comentarios.


13/04/2011 23:16. Autor: Evaglauca sin tema Hay 2 comentarios.


20110426232219-primavera-1-.jpgA veces las ganas de sentir, se le escapaban por las grietas de su alma y no las podía mantener calladas, corrían por el torrente sanguíneo hasta sus pupilas prodigando miradas indiscretas, gateando por las yemas de sus dedos que huérfanas de caricias, jugueteaban con las comisuras de unos labios que a falta de besos se conformaban con el cosquilleo que el deseo contenido producía en ellos.
A veces maldecía la primavera, por recordarle lo bello que es sentir y lo duro que se hace en el reino de la soledad.
Evaglauca
26/04/2011 23:22. Autor: Evaglauca ;?> Hay 5 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Free counter and web stats hit counter
hit counter