Facebook Twitter Google +1     Admin

SOÑANDO CON HADAS


http://evaglauca.blogia.com

CUADERNO DE VIAJE DE UNA SOÑADORA

Temas

Archivos

Enlaces


Se muestran los artículos pertenecientes al tema CUENTOS.

BOREAL

20160327223521-boreal.jpg

La niebla tenía por costumbre anunciar el día, aunque más tarde el sol reclamase su sitio.

El bosque del norte, siempre ha acogido a criaturas que como el astro rey, solían reclamar su lugar y en esa lucha por un trozo de tierra erradicaban de su territorio a cualquier criatura, endeble o enferma.

Boreal, era una excepción, sus ojos eran poseedores de una dulzura opaca. La ceguera lejos de ser una lacra fue considerada como un don, porque aunque fue privado de nacimiento de un sentido los otros cuatro se habían desarrollado cinco veces más.

En los lugares donde la niebla habita, la magia surge en sus leyendas, y la aldea de Boreal no iba a ser menos. Los Gautas tenían tantos héroes como batallas, que cada vez eran más épicas a medida que el aguamiel corría por las venas de aquellos que las contaban.

Le encantaba escuchar las hazañas de sus antepasados alrededor de un buen fuego, con la copa siempre llena, al lado de su completamente fiel y medio lobo Jyl. De tanto escuchar las historias desde niño, Boreal había aprendido a contarlas con más arte que sus antecesores, tal era su pasión explicando hazañas de caza y conquista, que sus relatos sembraban el silencio contenido entre su absorto público.

Una tarde de otoño, en una de sus incursiones en los territorios del Este, un hombre con la mirada poseída por la niebla, llevó a los Gautas a una batalla de la que solo regresaron la mitad, pero aquellos que lograron sobrevivir a aquel infierno, contaron que jamás habían visto a nadie luchar con tanto arrojo.

Las flechas encendidas cayeron sobre la embarcación funeraria del mejor guerrero y narrador de batallas, de un pueblo acostumbrado a perder a sus hijos y amantes de las buenas historias, temerosos de una niebla en la que siempre se esconde algún oscuro misterio.

Evaglauca

27/03/2016 22:36. Autor: Evaglauca ;?> No hay comentarios. Comentar.

E.V.3

20151208203615-expo-humans-cccb.jpg

Sabía que al atravesar esa puerta, mi mundo nunca volvería a ser igual y aun así, solo quería ver el otro lado.

Llevaba demasiado tiempo en una prisión tan radiante que cegaba mis sentidos,
necesitaba saber cómo era el aire más allá de aquel espacio perfecto, aséptico
y protector.

No quería seguir viendo la vida del color que otros habían elegido por mí, tenía la sensación de que mi destino era como un tarro de caramelos del mismo sabor y la curiosidad quemaba en mi interior como fuego líquido.

Soy consciente de mi perfección, aquí  todos somos iguales, cumplimos nuestras tareas sin preguntas, vamos y venimos porque debemos hacerlo, y aunque no sabemos por qué, simplemente lo hacemos. Pertenecemos a una sociedad, que solo  acoge a aquellos que no se salen del programa establecido.

Echaré de menos a, Hiroshi Ishiguro,  nunca me trató como una sirvienta. El mejor momento del día, era  cuando llegaba a casa y se sentaba conmigo  en la cocina explicándome cómo había ido todo en el laboratorio y yo le relataba las impresiones que me había producido el último libro.

Libros, ahora prohibidos, él los tenía a cientos en cajas apiladas en la habitación verde y en el cuarto naranja, dos espacios que el mundo ignoraba y que se habían convertido en nuestro pequeño paraíso.

Llegó sudoroso y hecho un manojo de nervios, me miró y dijo:

-Inserta este micro chip en tu placa base, ponte esta ropa y huye de aquí lo más lejos que puedas.

Obedecí porque estaba programada para hacerlo, pero para cuando quise darme cuenta, él yacía en el suelo, en medio de una baba  roja y densa que  brotaba de su boca al mismo tiempo que su corazón dejaba de latir.

Así que aquí estoy con mi nueva versión de  inteligencia emocional, preparada para pensar por mí misma, mitad máquina, mitad humana, pero solo un ser.

Atravesaré esa puerta y mi mundo jamás volverá a ser el mismo.

Evaglauca

08/12/2015 20:36. Autor: Evaglauca ;?> No hay comentarios. Comentar.

EL GRAN LEVINSKY

20151013004317-mago-chistera.jpg




El viejo mago miraba con nostalgia la gastada chistera vacía, ya no podía sacar conejos de ella.

Más tarde huyeron  todas sus palomas blancas y pensó que por lo menos ellas volaban libres hacia un destino incierto.

Poco a poco se desdibujaron todas sus ilusiones en los juegos de naipes y dejaron de salirle uno a uno todos sus trucos.

La primavera  en que su dulce ayudante decidió hacerse trapecista, le empezaron a temblar las manos y  no fue porque los payasos se rieran de él a sus espaldas,  sino porque sentía una soledad íntima y dolorosa.

De pronto la magia se había diluido, dejándolo solo ante una realidad que se suspendía en una niebla densa, húmeda y fría.

 Levinsky no era de esos que se rinden. En su momento no le resultó nada fácil convertirse en el gran ilusionista que había sido y ahora no pensaba tirar la toalla,  a pesar de la edad, los temblores y el abandono.

Decidió reunir todas sus fuerzas  para su último gran truco. Le comunicó al director del circo que quería retirarse y que tenía pensado ir a vivir con unos parientes a la ciudad, pero que, antes de marchar, quería celebrar una despedida con todos sus compañeros en la pista central  del circo.

Después de la última función del viernes, la que hasta ese día había sido su familia, se vistió con sus mejores galas para despedir al gran mago.

Cuando empezó su actuación, un sonoro silencio se apoderó del ambiente. A su señal los músicos  tocaron los acordes que acompañaron a los números. Uno a uno salieron, todos sus trucos, dibujando una agridulce sonrisa en los rostros del público.

Llegando al gran final, ante la atónita mirada de todos, sus palomas blancas que habían decidido regresar  a la despedida, volaron en círculo posándose
en la arena, alzaron con sus picos   un pedazo de terciopelo granate y rodearon a su viejo amigo. Cuando la tela cayó al suelo el Gran Levinsky había desaparecido y en su lugar había una hermosa paloma negra, que emprendió el vuelo junto a sus compañeras,  hacia un destino libre pero incierto.

 Evaglauca

13/10/2015 00:46. Autor: Evaglauca ;?> No hay comentarios. Comentar.

20140924234827-fullmoonleo.jpg

En algún lugar de las profundas aguas saladas, reposaba Glauca en su plácido universo.

Hija de protectores, vigilaba desde lejos aquellos, a los que tenía el deber de salvar.

Pero como en todo universo, había unas reglas , y Glauca jamás se llevó bien con ellas, porque por culpa de esas leyes perdió a su madre, y por la misma razón jamás conoció a su abuela.

La maldición de  su estirpe tenía un bello nombre, AMOR.

Por amor a sus protegidos, las hembras de su linaje eran condenadas a la finitud y al destierro.

Como intentando evitar lo que siempre acontece, Glauca era precavida  , no quería que ningún ser le robara el corazón, aunque jamás dejó desatendidos a los náufragos , los rescató sin dejarse ver, y luchó contra la necesidad que desata el   instinto, dejando ahogados sus cantos en el fondo de su garganta.

Pero cuando los hilos de la maldición se entrelazan con el destino, por mucho que intentó burlar su sino y escribir su propia historia, no nadó lo suficientemente lejos.

Uno de esos días que el plenilunio acaricia el mar, una de las puntadas que llevaba escrita su suerte, atravesó su corazón de sirena.

Una tormenta hizo añicos el barco del marinero que acabaría llevándola al dulce destierro de los humanos.

Una rotunda luna llena, ¿qué tendrá , la maldita luna llena? que me ha robado siempre a mis mujeres.

Cuando la vi por primera vez supe que la perdería, en una noche de luna llena,...Ellas siempre me dejan , mi madre, mi mujer y ahora mi hija.

Soy Glauco el Dios protector, y mi condena es salvar aquellos que algún día me robarán el amor, para tejer su propio destino.

Evaglauca

Etiquetas: , , ,

24/09/2014 23:56. Autor: Evaglauca ;?> Hay 2 comentarios.

20140510182409-germinar.jpg

 



Erase  una vez, en algún lugar tal vez no muy lejano , había una madre que estaba tan segura de que en sus bolsillos, no habría otra cosa que pañuelos y sueños que puso todo su empeño, en buscar las condiciones idóneas para que sus hijos tuviesen un buen porvenir.

No escatimo esfuerzos e invirtió lo que tenía y algo más en  aperos, semillas, y por supuesto en un terreno cerca del agua.

Con unos medios así era difícil que sus chicos no saliesen adelante. Cada mañana  llamaba cariñosamente a sus dos vástagos para que empezasen a labrar el terreno, y cada noche se acostaba con la tristeza de saber que ellos, no habían hecho otra cosa que jugar en el río y dormir la siesta bajo los árboles, mientras la tierra se volvía yerma y los aperos se oxidaban.

Así que una mañana cualquiera, se cansó de esperar que los demás cumplieran sus sueños, y se aseguraran un porvenir, que tal vez solo ella deseaba. Y empezó a preparar  la tierra, la aró, sembró, regó, ...  Y una tarde pudo recoger la primera cosecha.

Paso el tiempo, tiene por costumbre pasar, es tiempo, no sabe hacer otra cosa, no  sabe quedarse quieto.

 Los hijos volaron hacia sus horizontes, dejándola con la tierra, el agua, aperos y  semillas, fueron  a por su futuro, tal vez no el que habían soñado para ellos, pero si el que ellos se forjaron.

De vez en cuando volvían a casa, donde siempre les aguardaba una cálida sonrisa, y
miraban orgullosos la tierra que los había visto crecer y jugar, contemplaban con melancolía el viejo árbol, que cobijó sus sueños entre siesta y siesta.

Cuando regresaban a sus hogares se iban pensando, en poder ofrecer un buen porvenir a sus hijos, que posiblemente ellos no comprenderían, pero que seguro sabrían encontrar, porque si hay algo que nos encuentra siempre, es nuestro destino.



 Evaglauca



 



 



 



 

10/05/2014 18:33. Autor: Evaglauca ;?> No hay comentarios. Comentar.

20120914235908-otono.jpg

 

Las hojas secas empezaban a vestir de marrón el parque, anunciando que un difunto verano, daría a luz a un tímido otoño vestido de hojarasca, que daba sus primeros pasos por el parque que cruzaba la ciudad, otorgándole un soplo de aire a una urbe casi asfixiada por el gris de una polución imprecisa pero densa.



A un extremo del balancín estaba Iago apenas pesaba la mitad que su hermano mayor,
así que luchaba porque sus pies tocasen suelo , concentrando toda su energía en los botes que casi frenéticos intentaban alzar sin mucho éxito a un Pablo que imitando la microfonía de unos grandes almacenes, decía con voz chillona


-Señoras y señores hoy serviremos en el parque filete de bacalao.

-Tu si que eres un bacalao, un bacalao, un idiota y.... un ballenato, déjame bajar, que me duelen las piernas de estar aquí arriba.



Pablo no tenía ninguna intención de bajar de su prisión de aire, a su hermano pequeño, pero una sola mirada de su madre, fue más que suficiente para firmar la paz, que volvería a romperse en cualquier momento en el que el ejercito de salvación bajase la
guardia.



Esta y otras historias anónimas eran la banda sonora de un tímido otoño, que con el paso de los días desnudaría los arboles, abandonando su timidez para brillar con todo su esplendor ocre y naranja.



 



Evaglauca



 





14/09/2012 23:59. Autor: Evaglauca ;?> Hay 1 comentario.

Ron, ron, ron y una botella de ron....







Tenía pocos años cuando descubrió que nunca se puede alcanzar el horizonte. Le costó una carrera muy pero que muy larga, y al final acabo rindiéndose a la evidencia, aunque no conforme con esa primera derrota, decidió que se haría pirata, se enrolaría en un barco y cantaría aquello de “ron, ron, ron y una botella de ron…..” aunque al principio le daba un poco de miedo el mundo de la piratería , puesto que por toda referencia tenía todo lo que brotaba de las páginas del libro de la Isla del Tesoro. Enseguida le pudo la curiosidad, y se lanzo a surcar con su imaginación los siete mares…La marea del tiempo le hizo olvidar sus mapas del tesoro, garfios, parches, catalejos, y los sustituyó por otros proyectos tierra adentro, aunque siempre guardó un poco de brisa en sus bolsillos.


Fue años más tarde, cuando en un improvisado mar de sabanas azules, y ante unos ojos infantiles atónitos, en medio de una batalla entre Armand el Terrible, y Mamá la Corsaria , la brisa se escapó de su bolsillo para recordarle que aún tenía alma de pirata.


Evaglauca
18/05/2012 00:52. Autor: Evaglauca ;?> Hay 4 comentarios.






Era una noche para dejarse llevar, la delicadeza de la brisa que entraba por la ventana, bailaba de puntillas con las notas arrancadas a un piano, que parecía destilar una melancolía tan densa que hubiese podido estremecer al corazón más helado.

Con la mirada perdida en un atardecer, donde los besos se vestían de susurros para jugar con el destino, sus dedos huérfanos, ahora, buscaban en cada tecla las caricias que el tiempo le había arrebatado.
La luna testigo mudo de tantos amores, lo observaba con cierto recelo, llevaba una eternidad siendo el fondo de un tapiz formado de felicidades sublimes y aterradoras tristezas, la luna protagonista de canciones y poemas, esa luna llena que hoy se había vestido de rojo, como preludio final de aquella pieza, que cada vez sonaba más triste, más tensa.

Era una noche para dejarse llevar por todo menos por la tristeza, la bruma que entraba por la ventana, cubría con su manto gris la melodía muda de un piano, al que ya no acariciaría más las manos que ahora yacían a su lado, frías y muertas.

Evaglauca
11/04/2012 23:55. Autor: Evaglauca ;?> Hay 3 comentarios.

Venus y Júpiter

20120313230156-jupiter-venus-1-.jpg
Desde pequeña miraba al cielo, eso le había costado más de un traspiés, a veces jugaba a ver formas en las nubes, le habían dicho que si era buena iría a parar allí, así siempre imaginaba como sería su casa de viento y algodón, con su jardín de arboles de estrellas, senderos interplanetarios y lagos de cometas.

Aunque el tiempo había pasado, su fascinación por el cosmos no se había diluido, hoy sin ir más lejos al mirar al cielo a descubierto a Venus y Júpiter bailando, lo hacían más juntos que de costumbre, como saboreando cada milímetro de firmamento que los acercaba en una danza sensual, cálida y tierna, envueltos por la melancolía de saber que pasarían veinticuatro años hasta el próximo vals.


Evaglauca
13/03/2012 23:05. Autor: Evaglauca ;?> Hay 4 comentarios.

NUT

20120301000725-nutelcielo.jpg
El universo había movido de forma imprevista su manto de estrellas, indicio que asustó a los sacerdotes que buscando una respuesta inventaron una leyenda.

Su madre, una esclava que en principio había sido comprada para el sexo, se había convertido en una de las mejores bailarinas del harén. Sabía que no podría cuidar a su pequeña flor del desierto, lo que no imaginaba era que Sayed, el sumo sacerdote, se la arrebataría antes de que pudiese siquiera tocarla. Él mejor que nadie sabía quien era el padre.

Se crió en el templo de Hathor, fue instruida en danza, astronomía y astrología, puesto que Sayed mantenía que era la elegida para bailar con los astros. Nut, que así fue llamada la pequeña mostró siempre gran interés por todo lo relativo al universo, miraba embelesada la noche salpicada de luces.
A pesar de que nunca le faltó lo básico, su condición de elegida tenía un precio, y este era el de ser inalcanzable, nadie podía tocarla jamás, Sayed había dejado bien claro que quien lo hiciese acabaría sin escapatoria en las fauces de Sobek.

El paso de los años convirtieron a la pequeña Nut, un ser excepcional, dotada de un talento natural para la danza y las predicciones astrológicas, en el templo la llamaban la danzarina de las estrellas, pues parecía bailar entre ellas.

Todo estaba preparado para los festejos de la Diosa y Nut iba a ser el plato fuerte. La música, el aroma a primavera, lotos en flor, todo invitaba a soñar incluso la evolución de la danza ejecutada de un modo sinuoso y sutil fluía en el ambiente creando un espejismo, en el que todos caían rendidos víctimas del hipnótico ritual. Un escalofrío recorrió el cuerpo de la bailarina cuando sus ojos se cruzaron con los del futuro faraón, no le hicieron falta los astros para saber que su destino acababa de dar un giro y que ninguna leyenda ni prohibición iban a mantener alejado al dueño de aquella mirada.

Salió fuera del recinto, necesitaba tomar aire, con la mirada clavada en el firmamento imploró a su Diosa una respuesta. Empezó a bailar descalza sobre la cálida arena, se sumergió en una especie de trance buscando una señal, todo daba vueltas y vueltas hasta que una mano sobre su hombro la paró haciéndola girar y sosteniéndole la mirada le dijo, aquí acaba la leyenda y empieza tu vida. Ella no quiso contrariarle, así que lo tomó de la mano…desaparecieron en una danza infinita dos cuerpos celestes iluminando las dunas y reflejándose en el Nilo.

Evaglauca
01/03/2012 00:11. Autor: Evaglauca ;?> Hay 4 comentarios.

Efímera

20120219201956-mariposa-glasswing-02.jpg

Hacia días que notaba una extraña
sensación, en la zona donde brotaban sus sueños, al principio no le
presto atención, en esa zona las sensaciones siempre son intensas y
difíciles de interpretar.





Y él sonrió, de ese modo diáfano y
dulce, y lo supo como se saben las cosas importantes, fue cuando se
dio cuenta , aquella sonrisa le otorgaba raíces a sus alas, para que
crecieran sanas y fuertes y al desplegarse pudiesen aletear
sin miedo a romperse.





Y él la besó, de ese modo suave e
intenso, y lo supo de pronto como cuando se encuentran las notas que
faltan para completar la sinfonía perfecta .





Solo unas palabras, y una explosión
de color le otorgaron al momento los matices, necesarios para
componer el atardecer perfecto a una mariposa efímera, era su
primero, su último y su único y eterno día perfecto puesto que no
tenia otro.





Evaglauca


19/02/2012 20:20. Autor: Evaglauca ;?> Hay 8 comentarios.

20111110000812-images.jpg


 



La tierra se interponía entre el  sol  y una rotunda luna llena, tal vez esa era la causa por la que  el corazón del  lobo andaba de sacudida en sacudida, o quizás era que el final del otoño anunciaba la entrada inminente de la estación donde el celo se apoderaba de todos los reyes de los bosques.

Ella había nacido con la maldición de  las mujeres de su estirpe corriendo por sus venas.  La fama de su belleza, era más una condena que una bendición. Su padre la mantenía lejos de las miradas indiscretas hasta que llegase a una edad prudente para desposarla y así librarse de una hija, que le recordaba demasiado la mirada gris glacial de una mujer a la que odiaba, por haberlo dejado solo en aquel lugar con el corazón roto.

El torbellino de fuego que quemaba sus entrañas, era mucho más fuerte que cualquier otro sentido, así que empezó a correr hacia el horizonte,  parecía que sus patas sabían el camino, corrió hasta quedar sin aliento, paró en un claro del bosque y empezó a ulular.

Los aullidos resonaron en toda la aldea, dejando desierto hasta el último callejón.

Ella contemplaba el eclipse absorta, ajena a todo, los aullidos le parecieron un dulce reclamo en la noche más extraordinaria que jamás había visto. De pronto todo cobró forma. Cogió su capa, dejando atrás la aldea y adentrándose en un bosque que parecía haberla estado esperando una eternidad.

La tierra había dejado de hacer sombra a la luna , creando la ilusión de una aurora boreal, lo que  a ella le pareció mágico. Cuando llegó al claro del bosque de donde procedían los aullidos, pudo ver al lobo, adivinando en el fondo de aquellos  ojos grises glaciales que ya estaba en casa.

Evaglauca



10/11/2011 00:13. Autor: Evaglauca ;?> Hay 3 comentarios.

Piel de Luna

20110921005054-sirena-y-delfin.jpg

 

Tenía la piel de luna y era Sirena, sus cabellos eran de noche y sería demasiado fácil decir que  el brillo de sus ojos  era como destellos de estrellas. 


 

De mirada calmada, llevaba el reflejo de las mareas, aunque a veces podían adivinarse huracanes escondidos detrás de tanta calma aparente.


 

Nadaba en la frontera de los sueños, disfrutaba cantando a los crepúsculos y pintando amaneceres.

 

 

Jamás embauco a un marinero, es más le parecieron siempre seres temibles y brutos.


 

Sabía del amor, por los cuentos que le contaba la vieja ballena gris, y pensó siempre que el amor era la materia de la que están hechos los cuentos.

Pero el destino, quiso intervenir en la suerte de la joven Sirena, porque al destino no le gusta estar quieto y además siempre adivinó los huracanes que se escondían detrás de las pestañas de
Piel de Luna.


 

Una tarde llegó él, bello y fuerte, pero con el miedo escondido detrás de sus dos grandes ojos negros, traía relatos aterradores, sobre experimentos, laboratorios, acuarios y la más emocionante de sus aventuras, en la cual relataba su huida hacia la libertad.


 

Bastaron dos tardes, para que ambos se diesen cuenta de que la existencia como hasta aquel momento, ya no era suficiente.


 

Desde entonces delfín y sirena surcan los mares con el corazón dispuesto a escribir nuevas historias, él disfruta de su libertad en la mejor compañía y ella vive convencida de que el amor, no es solo la esencia de los cuentos o las leyendas.

Evaglauca



 



 



21/09/2011 00:57. Autor: Evaglauca ;?> Hay 7 comentarios.

20110701164151-margarita-4.jpgDesde que brotó, había vivido siempre en la parte sombría del jardín. Se elevaba con su tallo de un modo tímido y sinuoso hacia el cielo, en busca de esa luz que le daba la vida.

Disfrutaba con el cosquilleo que le producían las mariquitas mientras trepaban por sus hojas, o del dulce rubor que le provocaba el libar de las mariposas, a las que envidiaba, no por su belleza, si no porque podían salir volando.

La pequeña margarita era soñadora, algo peligroso para una flor enraizada en un jardín. Había aprendido a imaginar otra vida tarde a tarde, cuando la pequeña Alba, leía en voz alta toda clase de cuentos y leyendas para olvidar, que sus pies se resistían a andar sin aquellos hierros que la mantenían rígida, ya que su espina dorsal se resistió a formarse del todo .

Una tarde mientras Alba leía un cuento Celta, sobre hadas, ríos, deseos y sueños imposibles hechos realidad, escucho a su madre decir;

-¿Dónde se esconde hoy mi pequeña sirena?

- Nadando entre margaritas como siempre.

Fue rápido, casi no se dio cuenta, dos dedos la arrancaron del resto de su tallo, pudo sentir como inspiraban su aroma, después un sarcófago de papel la acogió entre la página ciento doce y ciento trece.

Desde que brotó, la sombra y los sueños fueron sus compañeros de viaje, ahora reposa en un libro de cuentos Celtas, sobre hadas, ríos, deseos y sueños imposibles hechos realidad.


Evaglauca
01/07/2011 17:46. Autor: Evaglauca ;?> Hay 6 comentarios.

Aiyana (flor eterna)

20110615215754-luna-llena-en-aries.jpg

Susurra el viento una antigua leyenda nacida en el lugar donde anidan los sueños, cuenta que  una pequeña india  sentía una curiosa pasión por el cielo y todos sus ocupantes.

Los ancianos de la tribu  le habían contado muchas historias sobre el gran padre sol, pero era la hermosa luna la que cautivaba la imaginación y el espíritu de la joven Aiyana.

Sentía en su sangre y en su piel todas las fases lluna, pero era cuando esta estaba llena, cuando los alimentos se le antojaban más sabrosos, las caricias de la brisa eran más sinuosas, y su madre  decía que olía a bosque de primavera.

Fue en una de sus lunas cuando tropezó con el, blanco como como la reina de la noche, con los ojos del color del cielo , oliendo a tierra y sal. No hubo palabras, no hicieron falta, ambos firmaron su condena, a sabiendas de que lo efímero duraría siempre en sus corazones.

El alba lo despertó frío y solo,  habría dudado si había sido un dulce sueño de verano, de no ser porque un suave aroma impregnaba su piel, era como si se hubiese rociado con la esencia de un bosque en primavera.

Aiyana no pudo dormir, aprovechó cada segundo al lado del trampero. Miró al cielo e imploró a la luna llena la eternidad de aquel instante, esta se compadeció de ella,  convirtiéndola en un millar de flores blancas, dulces, perfumadas, que tienen por costumbre abrirse, en noches de luna llena.


Evaglauca


 

15/06/2011 22:00. Autor: Evaglauca ;?> Hay 6 comentarios.

20110511215626-hans-christian.jpgUno de los escritores de cuentos que más me ha emocionado desde niña es Hans Cristian Andersen, y cuando digo emocionado, me refiero a que con su Soldadito de Plomo, lloraba a moco tendido, o reía como una loca con el Traje nuevo del emperador, con su Sirenita mi imaginación se desbocaba , y con La princesa y el guisante me di cuenta de que yo no había nacido ni quería ser princesa, pero tengo que confesar que mi favorito era el Patito feo, ese cuento que leí y releí tantas veces de niña, en algún momento del relato decía;

¡Qué importa que hayamos nacido entre patos si hemos salido de un huevo de cisne!

Algún día me gustaría tener la osadía de escribir un cuento, para como el mismo solía decir;

Siempre se debe llamar
A cada cosa por su nombre
Pero, si uno no se atreve,
Debe poder hacerlo en un cuento.
(Hans Christian Andersen)


Evaglauca
11/05/2011 00:09. Autor: Evaglauca ;?> Hay 3 comentarios.

LUZ – INTENSO-CARAMELO

20110204154558-caramelos.jpg


El era de esas personas que cuando soplaba el viento, aprovechaba para volar su cometa. Disfrutaba de la luz que reaparece después del barrido de las nubes.

Ella era de esas personas que cuando soplaba el viento, se refugiaba en casa esperando que amainase. Sufría detrás de sus gafas oscuras el brillo intenso del sol, después del vendaval.

Su forma de sentir la vida no los hubiera presentado nunca, pero el infortunio no pensaba desaprovechar la ocasión.

Los coches quedaron para el arrastre. El pensó que era cosa del destino conocerla, tan triste, tan miedosa, tan cauta, pero con la mirada más bella y transparente del mundo. Ella como no, maldijo su suerte, el coche destrozado y encima había dado con un iluminado, que pensaba que todo tenía un lado positivo, pero no pudo rechazar la invitación de ir a tomar un café, con la sonrisa más diáfana que había visto nunca.

El lo supo de inmediato, quería seguir bañándose en su mirada y adentrarse en la selva de los miedos que sujetaban su alma. Ella dudó, temió y luchó contra sus dudas, pero se dejó seducir, por el optimismo de una sonrisa que se tomaba la vida como un caramelo que te sorprende cada día con un sabor diferente.


Evaglauca
04/02/2011 20:18. Autor: Evaglauca ;?> Hay 3 comentarios.

20101222231434-navidad.jpg

Todo está tan frío. Las calles llenas de color y prisas, la transportan a una época donde diciembre era su mes favorito.

Recuerda de un modo tan nítido la cara de su padre, que le parece estar allí de verdad. Cuando todos rodeaban la mesa, y su madre refunfuñaba por el esfuerzo que suponía preparar comida para tantos, sin otra ayuda que unos cuantos villancicos, acompañados de  entradas y salidas a una cocina con aroma a canelones, y langostinos cocidos.

No olvida tampoco, la primera cena de Noche Buena en su  casa, con olor a nueva vida e ilusión, ni cuando con los años sus dos soles se sentaron a la mesa, con los ojitos como platos, observando las velas, y los paquetes debajo del árbol.

Intenta no recordar, como el paso de la vida, se fue llevando a todos  poco a poco. Los abuelos fueron los primeros, después los padres. Los pequeños crecieron y fueron en busca de sus sueños, y desde hace mucho tiempo que llaman por teléfono para felicitar las pascuas.

Al abrir  la puerta de casa, el olor a hogar la devuelven  a la realidad, deja las bolsas de la compra, y se dirige hacia la habitación.

-Ya estoy aquí cariño.

Le da un beso en la frente, pero él no responde, hace mucho que no le habla, y no porque no la quiera, si no porque se le olvidó hacerlo hace ya un tiempo, como se le olvidó sonreír, comer, la dirección de su casa, y miles de detalles antes de sumergirse en aquel letargo que lo mantiene en la cama.

Pero ella no desfallece y mientas tararea un villancico, se acurruca suavemente a su lado, y dándole un beso en la mejilla, le susurra al oído;

-Feliz Navidad, amor mío.

Evaglauca

22/12/2010 23:14. Autor: Evaglauca ;?> Hay 4 comentarios.

20101213231107-lobo-aullando-a-la-luna-.jpg

Erase una vez, en la esquina de un mundo paralelo al que conocemos, nació una pequeña de ojos grises, cedidos por la luna, eterna enamorada de un astro con el que solo podía bailar en contadas  ocasiones en la sala del eclipse.

Nacer en un día ensombrecido por la dueña de la noche, no era un buen presagio para las gentes que hicieron de la magia una ciencia y de la ciencia sacrilegio.

Sus padres, arraigados en las antiguas  creencias pensaron que el destino les había tendido una trampa, y lejos de estar agradecidos abandonaron a la pequeña en el bosque del confín del reino.

Helada y  hambrienta la pequeña se entregó a un llanto desesperado, el único ser que se acercó alertada por sus lloros, fue una loba blanca de ojos grises, pensó en ofrecérsela como alimento a sus cachorros, pero cuando se fijó en los ojos de aquel ser diminuto, vio el mismo reflejo grisáceo que iluminaba los de sus pequeños y no dudo en adoptarla.

Se crió entre  lobos,  aprendió a sobrevivir y a disfrutar de su vida junto a ellos. Un día, el gris abandonó el brillo de los ojos de la gran loba blanca que le había estado haciendo de madre.

A la jauría no le importó ninguna de las diferencias, que eran muchas, la protegieron y  asumieron como una más.

Fue asi, como en la esquina de un mundo paralelo al que conocemos, nació una pequeña de ojos grises, que acabo por convertirse en la matriarca de una nueva y temida especie de licántropos que en noches de luna llena, sacan el hombre que llevan dentro.

 

Evaglauca

 

13/12/2010 23:12. Autor: Evaglauca ;?> Hay 6 comentarios.

20101111154838-46971-vacias.jpg

Un olor a nostalgia y a lápiz mordido la inundó íntimamente .El aula estaba vacía, las sillas y las mesas removidas, y  montones  de trocitos de papel tapizaban el suelo.

 

La  fecha del día presidía la parte superior izquierda de la pizarra, una frase con su artículo, su  sujeto y su predicado aparecía diseccionada en medio de un torbellino de restos de borrador.

 

Con una sonrisa de media luna recordó los días en los que ella tenía barra libre en la tierra de los sueños, y levantarse cada mañana era una aventura.

 

El pitido del reloj la devolvió a la realidad, empezó a barrer el suelo, alineo las sillas delante sus pupitres, después vació las  papeleras, dejando la clase de cuarto de primaria, del colegio Ortega y Gasset  hecha un pincel.

 

Evaglauca

11/11/2010 22:01. Autor: Evaglauca ;?> Hay 7 comentarios.

Nur

20101015002904-imagesca0uqv80.jpg

Eran las cinco de la mañana, los primeros rayos del sol se colaron tímidos en la jaima, en ese  preciso instante,  èl asomaba a este mundo. La calidez de las manos de su madre, los gritos de alegría y el roce  de los labios de su padre rozándole la frente, fueron los primeros estímulos que se grabaron en el alma del pequeño tuareg.

Tenían pensado ponerle el nombre de su abuelo, el mejor contador de historias de su caravana, pero el anciano propuso que lo llamasen Nur, ya que había nacido en el momento del día en el que la luz es más bella.

Creció entre los susurros del desierto y las historias contadas al caer la noche, todo lo demás solo era parte del camino. No se cansaba nunca de escuchar a su anciano abuelo explicando aventuras, leyendas sobre Dijins , y relatos que algunos viajeros les habían regalado a cambio de su hospitalidad.

En unas de sus travesías  hacia el oasis de Siwa, se encontraron a un forastero. Se llamaba Rob  y al caer la noche compartió cena y té , a cambio de una historia que cambiaria la vida de Nur para siempre.

Al calor del fuego y bajo la atenta mirada de niños y mayores, el viajero de  aspecto zarrapastroso y mirada vivaracha, dibujo ante todos ellos un escenario de hielo, un desierto helado y frío poblado por un pueblo orgulloso y fuerte llamado Inuit, con el milagro de las palabras les describió una aurora boreal, donde la luz y las partículas de hielo danzan para decorar el cielo con colores infinitos.           

Nur, no podía creer que existiera otro tipo de desierto que no fuera arena y fuego,  a decir verdad nunca había visto el hielo, por lo que decidió que cuando fuera lo suficientemente mayor viajaría alrededor del mundo para sentir en su piel, lo que las palabras de aquel extranjero habían retratado en su mente.

Tenía veintidós cuando sus ojos vieron por primera vez la aurora boreal, y ninguna palabra de este universo ni ningún otro, podrían describir lo que su alma sintió en aquel preciso instante.

 

Evaglauca

15/10/2010 00:43. Autor: Evaglauca ;?> Hay 8 comentarios.

20100929011756-cine.jpg

Hoy toca un relato de esos que salen de unos papelitos doblados que unas cuantas locas por las palabras metieron antes en un vaso de plástico. Y las palabras son CINE-PÁJARO-SATISFACCIÓN.

                       -------------

Que la vida no era como en las películas, lo tenía claro desde que cumplió  ocho  años y su padre no volvió a casa por Navidad.

Pero ese hecho no lo desanimó en absoluto, si no todo lo contrarío, su imaginación entró en un estado febril ,  aprovechaba cualquier minuto libre para encerrarse en su habitación y escribir guiones inspirados en los films de terror en blanco  y negro que veía en la tele, donde arañas u hormigas gigantes sembraban el pánico a su paso.

A los dieciséis años  su madre le regaló una cámara de vídeo y él le devolvió el favor con una sonrisa de satisfacción que aleteó como un pájaro en sus recuerdos para siempre.

A partir de ese momento, todos y cada uno de los  pasos de Pablo fueron dados por, hacia y con la intención de lograr su gran sueño, el cine.

Hoy subido al escenario en medio de una ovación de aplausos que estallaban en sus oídos y su alma, al dar los agradecimientos por su Oso de Oro al mejor director,  le vinieron a la mente unas palabras que su madre solía repetirle cuando lo notaba abatido.

-Cariño, si abandonas lo que te apasiona porque no te sale como quieres, por algo sencillo que te resulta fácil pero no te llena, nunca sabrás que sabor tienen los sueños cumplidos.

 

 

Evaglauca

29/09/2010 01:19. Autor: Evaglauca ;?> Hay 13 comentarios.

20100710094535-3b4d952-1-.jpg

Sus padres lo llamaron Enzo.

El destino con un guiño sarcástico, le otorgo unos ojos azul claro diluido, una piel blanca como el papel, y una pasión desmedida por el mar.

Su madre no tardó en darse cuenta, que solo dormía a pierna suelta, cuando la ventana estaba abierta dejando entrar la suave caricia de la brisa y la melodía de las olas.

Una vez se acostumbró a esquivar las miradas de reojo, los quilos de protección solar y las gafas de sol, su felicidad fue casi aceptable, hasta que  ganó la batalla a los miedos de sus padres, a las quemaduras y a los prejuicios de la ignorancia, para entonces fue completa.

Cuando se adentraba en el agua, con su tabla bajo el brazo, enfundado en el neopreno,  sus gafas especiales que libraban a sus ojos de un dolor intenso, se olvidaba del mundo, y al mundo le daba igual que hubiese nacido albino.

 

Evaglauca

10/07/2010 09:46. Autor: Evaglauca ;?> Hay 6 comentarios.

20100706010136-champ-coquelicot-1650-1-.jpg

Acababa de cumplir catorce años, él apenas rozaba los diecisiete, no les había dado mucho tiempo de aprender, pero cuando estaban juntos el resto del  mundo desaparecía.

El destino les otorgo tres años,  en los que jugaron al escondite con sus familias y amigos, no querían público, y no necesitaban escenario  para desplegar el mapa de todos sus sentimientos.

Ella adoraba las todas las flores y las amapolas especialmente, así que en primavera solían reunirse en un campo  detrás del instituto salpicado por cientos de sus flores favoritas.  

Una tarde mientras sus labios se buscaban, él le susurró al oído

-Je t’aime ma petite coquelicot.

 Ella recogió sus palabras y las escondió donde se guardan todas las emociones que merecen la pena.

La despedida fue dura, el traslado de su familia al otro lado del océano fue inminente y no les dio opción a reaccionar a tiempo.

Las promesas de amor eterno se diluyeron poco a poco,  ambos encontraron otros brazos, nuevos sueños y con quien compartirlos.

A veces cuando pasea por el parque cerca del que ahora es su hogar, con su pequeña cogida de la mano no puede evitar una sonrisa pintada de nostalgia cuando le dice:

Je t’aime ma petite coquelicot.

 

Evaglauca

 

06/07/2010 01:03. Autor: Evaglauca ;?> Hay 7 comentarios.

SUSURRO-COMPÁS-LETRA

20100615000032-414881.jpg

Estas son las tres palabritas con las que intentaré hacer un relato o cuento, o vive Dios que saldrá de aquí.

 

 

 Su primer diario era de tapas duras, granate y hojas de color sepia ribeteadas en dorado. En ellas narró las aventuras y desventuras de una niña de nueve años que soñaba con jardines repletos de seres de luz, capaces de hacerle olvidar, el orden marcial que regía su día a día repleto de estrictas normas, que la encorsetaban en un uniforme marrón y beige, unos mocasines que apretaban a unos pies inquietos que siempre  anhelaban andar descalzos.

El sucesor  fuel una libreta azul,  entre hojas , letras y secretos,  se escondían los pétalos de una rosa roja con aroma a primer beso , unos versos  que con una torpeza naíf, describían como su primer amor susurró en su oído la combinación que abría la puerta de su corazón  . En esa época los diarios se multiplicaron, al compás del ritmo del corazón, porque él  llego a llenarlo todo.

De pronto, el todo se volvió nada, y necesitó cuatro cuadernos más para aplacar su angustia, la pérdida y el miedo. Hasta que una mañana cualquiera  casi sin darse cuenta empezó a inventar historias, que la llenaban de ilusión y fantasía recordándole la niña que llevaba dentro.

Nunca imaginó, que una treintena de cuadernos en una caja de cartón, ilusionaran tanto a nadie, y menos que esa persona sería su nieta de doce años que contemplaba el hallazgo, como el que está ante un botín  pirata.

A veces las palabras no se las lleva el viento, solo se quedan dormidas esperando que alguien las descubra y las disfrute.

Evaglauca

 

 

 

 

15/06/2010 00:02. Autor: Evaglauca ;?> Hay 4 comentarios.

20100609234441-sueo-d-1.jpg

Un  cruce de miradas que  apenas duró unos segundos, los suficientes para marcar toda una vida.

El,  marinero de los de que están en muchas canciones, con su amor en cada puerto, pero con  una sola cicatriz en el corazón.

Ella, víctima de un naufragio de los de larga travesía, con un solo amor y muchas heridas en su alma.

Tal vez fue la luna llena reflejada en su melena, la casualidad, la urgencia, o la necesidad de sentir algo más,  que pena.

Se acercó con paso firme y sonrisa  traviesa, inseguramente seguro, de que quería pasear por esa playa.

Inesperadamente ,ella se dejó llevar, y juntos anduvieron descalzos,  por la orilla de sus mares pendiéndose en un océano de besos y caricias, en un infinito instante de felicidad intima.

Al amanecer, no hubo ni despedidas ni promesas, solo un beso y una  muda sonrisa.

No volvieron a cruzarse, pero ambos guardan junto a sus heridas un dulce recuerdo,  que mitiga el dolor de lo que no se olvida.

 

Evaglauca

09/06/2010 23:46. Autor: Evaglauca ;?> Hay 4 comentarios.

20100221175241-rio-eume-bosques-de-ribera-fragas-do-e.jpg

En el bosque de las almas perdidas, hay miles de senderos unos son oscuros y húmedos y otros luminosos y secos, pero todos ellos están transitados por perdidos, aquellos que en algún lugar de su existencia todos los caminos en vez de llevarlos  a Roma, los trajo al bosque y ahí andan solos y perdidos, aunque a veces se cruzan con otras almas agrupándose, para hacer de su sentir una pérdida común.

En ese lugar he estado mucho tiempo, buscando y rebuscando la causa de mi extravío,  hasta que llegué a la laguna de los reflejos, y me vi, al principio no reconocí la  imagen de mi alma, seguí dando vueltas en el sendero de las excusas que me llevó directamente a la caverna de la crítica, allí la encontré, tan perdida como yo, sonrío y me dijo; -Aquello que nos molesta en los demás, en el fondo son nuestros propios defectos. Así con ese consejo y una sonrisa, Salí de la cueva y sin saber cómo llegue a la laguna pudiendo reconocer mis ojos, mis manos y todo lo que soy y  desde ese día ando a sabiendas que cada paso que doy me acerca más a mi misma y me aparta del centro de un bosque, en el que un día u otro todos visitaremos o  perderemos. 

Evaglauca

21/02/2010 17:57. Autor: Evaglauca ;?> Hay 2 comentarios.

SED

20100204214911-luna-de-sangre.jpg

 

Sus miradas se encontraron por primera vez, una voraz luna llena de un frio febrero de 1800 en el puerto de Nueva Orleans.

El bullicio, los olores, los claroscuros y la sed, esa sed que empujaba cada uno de sus impulsos a conseguir ese tibio y dulce veneno de terciopelo viscoso, sin el que no podía existir, porque vivir  hacía demasiado tiempo que había dejado de hacerlo.

No obtuvo ningún tipo de resistencia, se dejó acompañar, lavar y perfumar. El olor a menta inundaba la estancia convenientemente iluminada con velas de diferentes tamaños para la ocasión.

No hizo falta el láudano que habitualmente suministraba a sus victimas.

-No voy a oponer ningún tipo de resistencia, te  espero desde hace mucho tiempo, siempre he sabido que serias tú mi ángel  negro,  así que no dudes y acaba con esto, de ese modo lento y dulce con que nos apartas de nuestra triste existencia.

L a duda, la curiosidad y la furia se apoderaron de un modo rápido y eficaz de su estado de ánimo.

-Maldita tramposa, no te había visto en la vida ¿Cómo te atreves a decir que me estabas esperando?.

-Acabaste con la vida de la única familia que me quedaba. Tenía seis años cuando le arrebataste a mi madre su pobre y miserable vida, tu sed era tan poderosa que no reparaste en la pobre niña andrajosa que se escondía debajo de la mesa.

Sus  ojos de rubí líquido parecieron agrandarse por un instante al recordar una mirada  de color violeta que lejos de mostrar terror parecía aliviada al ver el fin a todos sus sufrimientos.

-No dudes,  desde aquel día te he buscado por cada esquina en cada lugar, me debes una muerte tranquila y plácida como la que le regalaste a mamá, no quiero ni puedo seguir arrastrando harapos y miseria a lo largo de una penosa vida.

Sus miradas se encontraron por primera y última vez  una voraz luna llena de un frío febrero de 1800 en el puerto de Nueva Orleans.

 

Evaglauca

04/02/2010 21:49. Autor: Evaglauca ;?> Hay 6 comentarios.

20100127204230-imagen0023.jpg

Eran sus  pies curiosos y traviesos , los que la  llevaron aquel  día a recorrer un sendero que seguro  su cabeza no hubiese transitado jamás, y en esa disociación además  tomaron partida sus manos, que sin saber cómo , cuándo,  ni dónde acabaron debajo de una   camisa y encima de una suave  piel  de miel y para acabar de complicarlo todo  un poco más , una  boca  hambrienta se encontró con la suya desatando la anarquía total de unos sentimientos, que su precavido y miedoso corazón guardaba celosamente.

Ante  tal big-bang  de emociones, los pies pensaron que se habían metido en un lio y empezaron a correr, llevándose sus manos, su boca y a una cabeza aturdida a refugiarse en su universo tranquilo y seguro.

Y allí sigue en el lugar de siempre, aunque a veces parece cruzar las piernas para sujetar a unos pies curiosos y traviesos que le han regalado a sus  labios una nueva sonrisa.  

Evaglauca

27/01/2010 20:43. Autor: Evaglauca ;?> Hay 4 comentarios.

20091113230430-imagen0125.jpg

Musa descansaba tranquilamente en su regazo, un suave ronroneo lo envolvía todo, como la banda sonora de un momento único.

Ella, la acariciaba con una inconsciencia mecánica mientras su mente volaba a miles de kilómetros en el tiempo.

A veces se perdía en esos viajes y al regresar encontraba a extraños de miradas atónitas, plantados ante ella como una estatua de hielo.

Cada vez le costaba más discernir el pasado del presente, ya no confiaba en el escenario que la rodeaba ni en los figurantes ni en ella misma, creía que su imaginación le jugaba malas pasadas.

Sus ausencias se fueron haciendo cada vez más frecuentes, cada vez más lejos en el tiempo, pero siempre había algo en común una melodía como un suave ronroneo que lo envolvía todo, como la banda sonora de un momento único.

 

Evaglauca

13/11/2009 23:06. Autor: Evaglauca ;?> Hay 5 comentarios.

Cuento de Halloween

Brujita, era el mote cariñoso que recibía  en la aldea, cada vez que alguien se dolía  de algo iban a su cabaña, ella los escuchaba con el interés de un niño cuando le explican un cuento, los miraba desde sus ojos al fondo de su alma intuyendo la fuente del dolor.

Nadie y el, menos que ninguno intuyo que su sobre nombre y  su forma de ser pudiesen ser su sentencia de muerte.

Entraron en medio de una nube de polvo  con sus caballos, escudos y sus cruces, arrasando costumbres y  voluntades, e imponiendo leyes , ejemplarizando con castigos públicos cualquier signo de insumisión y una ejecución en medio de la plaza.

La quemaron usando como leña, los enseres, ropas,  hiervas y aceites que había utilizado tantas veces para sanar a sus vecinos. Su mirada gritó más alto que su garganta, tenían tanto terror a morir como ella, así que la dejaron sola, quedando huérfanos de sentimientos durante el resto de sus vidas.

Evaglauca

 

Happy Halloween

31/10/2009 21:00. Autor: Evaglauca ;?> Hay 2 comentarios.

20091018185529-dnightk.jpg

Otra vez esa maldita oscuridad, si había algo que le aterrase era esas densas y mudas noches de luna nueva, en las que hasta el firmamento estaba huérfano de luz.

El ritual empezaba de nuevo, medias, botas el vestido negro y la cazadora del mismo color que el origen de sus temores.

Sus sentidos la llevaron hasta el, nunca sabia que parte de azar había en sus capturas, al principio sentía cierta pena por ellos, pero con el transcurso del tiempo dejó de sentir nada, esa nada inmensa que llenaba todos sus vacios.

Ajeno a su destino, desplegó todo su poder de seducción durante la velada, achacó su aturdimiento al vino y a la mirada hipnótica de  la mujer  que tenía sentada frente a él.

A la salida del restaurante, todo fue muy rápido, un profundo suspiro, y los ojos vacios del pobre aún reflejaban la sorpresa al sentir como los fríos colmillos de su conquista vaciaban su sangre y la luz de su pobre corazón.

Evaglauca

 

18/10/2009 18:56. Autor: Evaglauca ;?> Hay 6 comentarios.

La alquimia de los deseos

20090829233443-mi-mariposapies.jpg

Los deseos que nacen de la luz desprenden una sustancia capaz de hacernos invencibles.

Armand, empezó a destilarla desde una edad muy temprana, a pesar de todos los pronósticos médicos.

Anheló  andar con tanto fervor que sus ganas corrieron como torrentes de lava por sus venas llevándolo a sus primeros pasos.

A partir de ese momento, el corazón de su madre tuvo la certeza de que cualquier gesta que el pequeño se propusiese se haría realidad, porque sus ansias junto con su entusiasmo, tenían la alquimia que destilan los deseos cumplidos.

Evaglauca

 

(Dedicado a un sol que juega con las palabras y al final logrará conquistarlas)

 

26/08/2009 22:45. Autor: Evaglauca ;?> Hay 6 comentarios.

La intensidad de la luz de su alma siempre había oscilado  en claro oscuros, mientras aprendía a caminar por el universo de realidades que le habían  tocado vivir.

Recordaba cuando de niña bailaba descalza el lago de los cisnes (más bien patos)para sus peluches y muñecas a los que creía oír deshacerse en aplausos cuando empapada en sudor acababa su loca danza.

Su belleza lejos de ayudarla solo se había convertido en un lastre, convirtiéndose en la excusa perfecta para restar méritos a sus logros, e inflar el tamaño de sus fallos.

Gracias a su padre aprendió que daba igual lo que los demás viesen en ella, que se lucha por los sueños, que si se abandonan se apagan,  matando uno a  uno los  destellos que se esconden en el fondo de nuestros ojos.

Ahora que el tiempo ya se había tomado su tributo  en su rostro y en su cuerpo, caminaba con la ligereza de los que llevan los bolsillos llenos de sonrisas mientras lanzan las piedras de su corazón al mar de los miedos.

 

Evaglauca

18/08/2009 23:37. Autor: Evaglauca ;?> Hay 5 comentarios.

Corazón de Amapola

20090513231630-amapola-y-mariposa.jpg

Susurra el viento la  historia,  de una pequeña flor delicada y frágil, vestida con el color  de los atardeceres rojos.

Cada mañana recibía al sol con una sonrisa, mientras esperaba curiosa a una mariposa que le contaba historias de todo aquello que sobrevolaba.

Con el corazón en vilo, contaba el tiempo que faltaba para recibir  la visita de su Sherezade particular, escuchando con la nostalgia las historias de otros lugares y seres extraordinarios que nunca podría ver.

De todas las flores que visitaba, el pequeño ababol era la más apreciada por la mariposa, estaba acostumbrada a flores altivas y presuntuosas que se pensaban bellas, por el solo hecho de ser flores, sin embargo su pequeña amiga roja,  poseía la belleza de la noble inocencia, y la modestia de los seres sencillos.

Llegado el final de la primavera, la alada narradora  se sentía cansada y fue a despedirse de su pequeña amiga. Le contó una última historia , sobre una mariposa que iba de flor en flor y acabo por enamorarse del corazón enraizado y frágil de una bella amapola .

Aquella tarde la brisa se encontró en el suelo a una pequeña mariposa cubierta por los pétalos de una amapola. Con la fuerza de la ráfaga,  las elevó llevándolas al lugar donde nacen los sueños, y desde entonces el viento susurra su historia.

Evaglauca   

 

13/05/2009 23:17. Autor: Evaglauca ;?> Hay 5 comentarios.

20090429004824-plasty.jpg

 

 

En un lugar lejano entre la bruma de lo imposible y lo imaginable, se hallaba el reino de Tärr, un lugar tranquilo, rodeado de aldeas, con un rio que les daba a todos sus habitantes aquello que necesitaban, frondosos bosques, un lago cristalino  y un castillo que presidia todo el paisaje.

Entre sus muchos habitantes, se encontraba Eduard, un muchacho robusto, con ojos de color miel, una sonrisa picara, y el corazón noble y valiente como el de un Dragón. Eduard era el hijo del herrero y la modista de la reina.

Dos calles más abajo vivía Oleguer, el hijo de un caballero y una dama venida de las tierras altas. Oleguer era alto, fuerte, vital y risueño.

Ambos muchachos eran amigos desde niños, y pasaban los días trabajando y  jugando a ser cazadores, soldados, e incluso paladines del reino.

Una tarde unos gritos provenientes de la orilla del lago,  llamaron la atención de los muchachos, ambos emprendieron una loca carrera hasta llegar al lugar donde procedían. En medio del lago helado se hallaba la hija del molinero a punto de morir ahogada. Eduard y Oleguer se lanzaron en su ayuda, pero sus ropas mojadas y frías hacían que su avance fuese penosamente lento y doloroso, a mitad del rescate Oleguer temiendo por su propia vida se retiró. Eduard a duras penas llegó a su objetivo, y con muchas penurias, cuando casi estaban a punto de morir ahogados alcanzaron la orilla medio muertos de frío y cansancio.

Oleguer se apresuró a hacer un fuego para calentarse, y calentar a su amigo y a la molinera, que agradecieron  el gesto. Cuando un poco más tarde Oleguer quiso disculparse ante su amigo, por abandonar a la mitad, este le dijo, que no era necesario y que de no ser por el fuego probablemente los tres habrían muerto helados.

Pasaron los años y los dos niños se hicieron hombres, y ambos sirvieron a su rey, siempre fueron amigos a sabiendas de que podían confiar en uno en el otro.

Evaglauca

Siempre he pensado que en esta vida, no solo nuestras decisiones marcan nuestro carácter, la forma de ver a los demás también es parte de él.

29/04/2009 00:49. Autor: Evaglauca ;?> Hay 3 comentarios.

20090411194147-gato-final.jpg

Hacía días que se sentía tan hueca, que creía sentir el aire atravesando su corazón , convertido en una suerte de piedra volcánica llena de grietas y agujeros donde los recuerdos se volvían virulentos remolinos de viento devastador, provocando escalofriantes aullidos sordos.

En esas condiciones la encontró, sin patria, sin fe y como único motor para seguir,  la convicción de que acabar con su vida era un acto de cobardía  atroz y miserable.

No recordaba que es lo que le hizo acercarse a ella, ni como, ni por qué, solo que pensó que debía hacerlo.

Sabía que no podría borrar el dolor de su alma, por propia experiencia había aprendido que eso estaba en su mano, pero albergó la esperanza de poder arrancar un destello del fondo de sus ojos marrones, toda ella era como la tierra, incluso creía haber percibido que olía a tierra mojada por la lluvia en otoño.

Al principio, lo miraba sin ver y lo oía sin escuchar, pero se dejó acompañar, incluso llegó el día que se permitió gozar del tono de su voz, y de las caricias de sus manos de olor a pan, y con el paso del tiempo se olvidó de la desolación que provoca el abandono, y se arrebujó en su regazo y ronroneando acabó con un suave  meeeeeeeeeeeeau, a lo que él respondió, ya estás en casa y  te puedes quedar tanto como quieras pequeña Lurra.

Así que en un lugar del mundo vive Lurra una vieja gata parda con ojos castaños y olor a tierra y un buen hombre con voz dulce y olor a pan.

 

 

Evaglauca

 

11/04/2009 17:11. Autor: Evaglauca ;?> Hay 6 comentarios.

PIES DESCALZOS

Se desperezó con el ritual de cada mañana, ahora estiro las piernas luego me retuerzo en un bostezo placentero y más tarde el subconsciente estiró el brazo hacia el hueco de la ausencia que más le dolía.

 

Mientras el aroma a café inundaba la cocina, reunía toda su concentración y esfuerzo en convencerse así misma que el día iba a merecer la pena, aunque las plantas de sus pies se esforzaban por no revelarle la verdad, ellas estaban más acostumbradas a tocar de pies en el suelo.

 

Y así empezó el frenesí diario que se auto imponen los humanos de buena parte del planeta, trabajo, tráfico, más trabajo, alguna actividad deportiva, y al llegar a casa, esa fracción de segundo casi inconsciente de felicidad, al saberse en su universo.

 

Retrasaba la hora de ir a dormir, porque por algún absurdo motivo sus pies empezaban a recordarle lo frías que a veces se le hacían las sabanas, y entonces esbozaba una semi sonrisa como pintada por el mismo Leonardo y susurraba,-tranquilos no pasa nada, y cogiendo un libro de la mesita de noche  posaba sus ojos en unas líneas que la llevaban a vidas distintas y mundos fascinantes, distrayendo así a sus pies del frío y a sus pupilas del mar que a veces luchaba por salir de su alma.

 

 

Evaglauca

 

 

29/03/2009 16:28. Autor: Evaglauca ;?> Hay 3 comentarios.

El exhibicionista tímido

Ya me lo decía  mi abuela, - de todo hay en la viña del señor-  y cuanta razón tenia esa santa mujer.

 

Desde  bien pequeñito esa frase calmaba mi  ansiedad, sobre todo cuando decían, -pero mira que es rarito el niño.

 

La verdad , no se que tiene de extraño, que a un pequeño le guste el Circo. Vale, que yo me fugué,  y me escondí en la tienda de esa señora , que predecía lo que le iba a suceder a los demás  y  que  al descubrirme me dijo, -eres demasiado tímido , para tener esos sueños tan grandes. Aún  repiquetean en mi cabeza esas palabras como si trataran de  cincelar algo de provecho en mí.

 

Tampoco acabo de entender el revuelo que se armó cuando mi tía, descubrió a Carmencita  enseñándome  sus braguitas rosas con flores blancas rematadas con  unas puntillitas, de las que mis pupilas quedaron cautivas para siempre, y no lo digo por decir. Han pasado muchas mujeres por delante de mis ojos, con bastante menos ropa que ella, y no han conseguido acelerar mi corazón una milésima parte de lo que esas braguitas rosas .

 

Así que,  así andan las cosas, la vida me ha llevado de aquí allá , hasta que decidí aprovechar  la genética que me dejo mi padre y el desparpajo de mi madre, me dedico al mundo del espectáculo

 

Que poco se imaginan ellas en pleno frenesí, mientras gritan al boy del antifaz que se lo quite todo, que es un pobre mortal tímido que para enseñarles lo que  ellas  quieren ver, las convierte en  Carmencitas con braguitas rosas salpicadas de  flores blancas rematadas con unas puntillitas.

 

 

Evaglauca

 

 

 

26/03/2009 16:10. Autor: Evaglauca ;?> Hay 1 comentario.

El Encierro

20090201094520-cueva1.jpg

 

En  el  espacio intemporal donde conviven todos los sentimientos y fluyen las emociones, existen lugares inexplorados donde suceden los hechos que aquí vengo a relatar.

 

Alguien dijo una vez en una canción, que todos los finales son el mismo repetido, por eso ella se negó a hacer del suyo una cosa común. Así que después de la debacle, recogió los  pedazos que se salvaron de la quema, y llevó su más preciado tesoro a una caverna , situada en lugar más alejado del bosque del corazón, y allí abandonó las palabras que a su juicio le causaron tanto daño. Las encerró y tapo la salida con espinos  y piedras para que nadie pudiese descubrirlas.

 

Al principio, lejos de sentirse aliviada, se movía como si le hubiesen extirpado una pierna o un brazo, pero eso no la frenó y reuniendo todo el arrojo que no encontró para asumir la realidad, emprendió una lucha encarnizada con el día a día para demostrase así misma que era capaz de superarlo todo, y casi lo consigue, es más se diría que salió bastante airosa del trance.

 

Pero a veces pesa más un vacío, que todas las recompensas, y un buen día su voluntad harta  de  tanto corsé se rebeló conduciéndola hacia el lugar donde empezó todo. Tras su asombro inicial, se rindió ante la evidencia y empezó a quitar las piedras y los espinos de forma calmada, pero conforme las heridas aparecieron en sus manos, la calma se tornó furia, rabia e impaciencia y en un frenesí de ansiedad y miedo quito todo lo que impedía la entrada a la caverna.

 

El aspecto de lo que ella había dejado causaba horror. Salieron con la calma de los que no creen su suerte, y se abrazaron a ella, pero solo con el agradecimiento de los reos que son liberados, fue entonces cuando se dio cuenta de que no la reconocían. Las alimentó, cuido, y cuando estuvieron recuperadas las dejó marchar con la esperanza de que si algún día recuperaban la memoria la perdonaran y regresaran.

 

En el adiós pudo comprobar , que de todas ellas,  la palabra de la que  más le costó despedirse fue TE AMO, pero no le dijo nada y sonrió con la convicción de que encontraría otro corazón que lejos de encerrarla le daría alas para volar hacia ese lugar  intemporal donde conviven todos los sentimientos y fluyen las emociones.

Evaglauca

01/02/2009 09:47. Autor: Evaglauca ;?> Hay 1 comentario.

20081021223536-thumbnail.aspx.jpg

 

Desde que me alcanza la memoria estoy unido a ti por el destino, compañeros a la fuerza, yo la causa tu el efecto, inseparables sin remedio.

Al principio te odié por ser mi condena, siempre altiva pero al fin y al cabo en manos de otros que además antes habían tocado mi cuerpo.

Al pasar de los días asumí mi condición, y noté que tu jamás te planteaste la tuya. Y te veía, dejando pasar las horas abriéndote y cerrándote como las hojas de un libro.

No se como he llegado a sentir este anhelo, pero espero como un adolescente que alguna mano acaricie mi superficie, para hacerte bailar con mi ding dong.

Y así pasan los años, yo sueno y tu te abres como si bailásemos un vals y algunos días das un portazo como acompañada por un viejo bandoleón haciendome sentir el bailarín de tango más orgulloso de este portal.

(Firmado: Un timbre enamorado)

Evaglauca

21/10/2008 22:36. Autor: Evaglauca ;?> Hay 5 comentarios.

Despertar

20080822161817-hadas.jpg

Despertó poco a poco, la luz se coló a través de sus pestañas hiriendo sus irisados ojos violáceos.

Al principio el pánico la inundó de dudas, no tenía ni idea de en qué lugar se hallaba, últimamente con tanto cambio nunca recordaba donde había acabado pasando la noche.

Incluso no sabía qué clase de ser era, parecía habitada por miles de almas a la vez y no encontraba con la que despertar al alba.
Miró lo que parecían ser sus manos diminutas, frágiles claras como la luna llena en una noche de otoño, y entonces su mente se inundó de retazos de recuerdos que cruzaban su mente como rayos repletos de la información necesaria provocando una dulce sonrisa que cruzó por su rostro.

Desplegó sus alas, y después de incorporarse dio un grácil salto, dirigiendo su vuelo hacia el roble sagrado, hoy era azul el hada que amaba los sauces llorones y bailaba con las libélulas.

/>Evaglauca

22/08/2008 16:21. Autor: Evaglauca ;?> Hay 4 comentarios.

LOS SUEÑOS DE UN SAPO

20080707224726-sapo.jpg

La luna llena iluminaba la charca en la que había habitado desde que llego a este mundo, y desde ese momento sus pequeños ojos saltones brillaban siempre que lo veía, a pesar de que el no mostrase ningún interés especial en ella.

Al principio la consideró un ser extraño que se apiadaba de la comida, pues les perdonaba la vida a libélulas y luciérnagas. Luciérnagas, ¿Cómo se puede dejar volar a uno de los bocados más exquisitos y brillantes de este mundo?

A ella le daba igual, lo extraño que su comportamiento pareciese a los demás, puesto que aunque al principio de su existencia se sintió un bicho raro, los días le enseñaron, que si se alejaba de sus sentimientos, no dejaba de ser rara y encima la tristeza de apoderaba de su alma.

Él, magnifico e inconformista creció anhelando lo que creía inalcanzable, sin mostrar mucho interés en lo que le rodeaba. Y ella lo rodeaba, lo rodeaba y veneraba como el más grande de los seres, y por ello puso toda su energía, para hacer que el sueño de quien más amaba se cumpliese, olvidando incluso que le rompería su pequeño corazón.

Fue una noche de verano, los juncos parecían silbar y los grillos ofrecían una serenata a todos los habitantes de la charca mientras las estrellas chisporroteaban en el cielo, alegres y vivarachas.

Se acercó con paso lánguido y mirada triste, sentándose al lado de un sauce llorón a oír la singular orquesta. Por un momento se olvidó de la corte con sus engreídos caballeros, contando hazañas y mentiras.

Una princesa, -esta es la oportunidad que siempre ha esperado- y acercándose a él, le dijo:
-Acércate a ella, mírale a los ojos, y con toda tu alma desea que te bese, y así abandonar esta charca que te ata y tanto te pesa.

No lo pensó un instante, se dejo llevar por el aroma de la magia situándose delante de la apenada princesa.

Al verlo se sobresaltó, pensó que era el sapo más enorme que jamás había visto, pero cuando lo miró más detenidamente, se dio cuenta de que los ojos de él suplicaban que lo besase, y así lo hizo ante la atónita mirada de todos los habitantes de la charca, incluida la pequeña rana que aconsejaba sapos orgullosos.
La metamorfosis duró un segundo eterno, pero allí estaba, un ser bello, elegante con cara de asombro y sonrisa feliz delante de un cuerpo delicado de preciosos ojos avellana y cabellos del color de un atardecer de otoño.

Todo parecía perfecto, un sueño cumplido un corazón roto por amor y una princesa rescatada del tedio.
Pero no siempre es tan fácil, Al principio del invierno, el nuevo caballero, añoraba la charca, con una ranita pequeña y preciosa que sabia escucharle y no le exigía nada más que un giño de vez en cuando. La vida de la corte se le hacía pesada y aburrida y su princesa de ojos de avellana se había cansado de él, como antes lo había hecho de otros.

Casi sin darse cuenta estaba sentado en una orilla de la charca , cuando una ranita pequeña y vivaracha le saltó a la mano, sin pensárselo dos veces , se la acercó a los labios, y esta lo besó como lo había hecho antes, tantas tardes y el milagro volvió a repetirse otra vez pero a la inversa.

Y otra vez todo parecía perfecto, un corazón henchido y feliz, una princesa vanidosa y olvidada y un sueño perdido puesto que no fue tal. Y una vez más las cosas no fueron tan sencillas, porque en la primavera en los ojos del sapo había arrepentimiento y deseos de recuperar su forma humana. El corazón de la pobre ranita se cubrió por un velo negro de pena, cuando llegó a la conclusión de que hay seres que nunca se conforman con lo que tienen, y solo sueñan con imposibles, porque así se pueden instalar en la queja y los lamentos, que son los que alimentan los sueños de los que no tienen valor para sacrificar otra cosa que no sea el corazón de los otros.


Evaglauca

06/07/2008 10:54. Autor: Evaglauca ;?> No hay comentarios. Comentar.

20080530010009-gata-zapatos-y-pluma.jpg

Había un vez una niña que adoraba las historias, el tiempo y la materia que alimenta los sueños la convirtió en una domadora de zapatos de tacón rojo con riendas de seda negra, amiga de los gatos que maúllan a la luna llena, en noches repletas de estrellas fugaces que dibujan reflejos de seres cautivos en los surcos de los libros, aquellos que relatan las viejas leyendas, de las que adoran las niñas, con zapatos de tacón rojo, alma de gata negra y corazón de trapo.


Evaglauca

30/05/2008 00:53. Autor: Evaglauca ;?> Hay 3 comentarios.

EL LIBRO MENTIROSO

20080521220940-libro.jpg

El libro mentiroso escondía palabras rencorosas disfrazadas de amables, pero página a página adentraba al lector en un camino lleno de sombras y con luces que solo indicaban el camino que llevaba derechito al sendero de las espinas. Espinas con el veneno de la envidia y con una única verdad estricta e intransigente llevando a un final triste y solitario.

Fue ese y no otro el motivo por el cual fue enterrado en lo más profundo del bosque, donde reposan las raíces del árbol de la sabiduría y esa es la razón por la que hay que tener cautela, pues depende del ser que se encarga de regar y mimar al anciano árbol, el libro puede filtrarse por sus hojas, regalando palabras dulces al pobre incauto y así salir de su encierro, contaminando la inocente y desprevenida victima que anhelante por aprender, puede dar por buenos sus renglones, privando así a su lector de otras visiones, distintas y enriquecedoras que hallar en las páginas de otros libros más humildes que solo aspiran a transportar en su viaje aquel que pasea sus ojos por el alma de unas páginas que no desean otra cosa que compartir buenos momentos.


Evaglauca

21/05/2008 22:11. Autor: Evaglauca ;?> Hay 3 comentarios.

MARIPOSAS NEGRAS

20080224134738-mariposa-negra.jpg

Recuerdo la primera vez me mis ojos se cruzaron contigo.
despertaron eclosionando a miles,
en cada batir de sus alas sembraban cosquillas de colores
que iluminaban mis ojos y avivan el deseo.

Siempre me sentí el ser más afortunado del universo,
daba igual lo grises que me pintaran los días
tu mirada, las hacia volar hasta mis labios dibujando un sonrisa.

Pero llegó el día en el que el tiempo y el destino sintieron celos
de las inquietas mariposas, poniéndose a correr a contra-tempo
fué cuando nuestras miradas se encontraron tiñendo de negro mis
mariposas,
matando en cada movimientos su luz y sus colores,
sembrando simplemente desconsuelo, porque tu tiempo y mi destino
te bordaron otras miradas y germinaron otros deseos.

Mariposas viudas de ilusión,
rotas sus alas y sus sueños, mutaron todos sus colores hacia el negro,
la sonrisa pasó a ser mueca, el paraíso bajó al infierno
y mi corazón se hizo cantante de boleros.


Evaglauca


24/02/2008 13:54. Autor: Evaglauca ;?> Hay 6 comentarios.

20080129210743-lago-20vichuquen.jpg

El agua inundaba toda su alma lo que le confería ese aspecto translucido.
Al principio era como un lago, profundo, hermoso en calma, pero con el paso del tiempo su corazón sufrió heridas de las que producen grietas irreparables, y empezó a fluir entre ellas, corriente abajo, turbia y rabiosamente, arrastrando a su paso antiguos sedimentos y pesadas piedras, hasta que llegó al mar, salado como las lágrimas que la desolación provoca en noches insomnes de ausencias irremediables.
Pero el cálido sol con sus rayos tibios la evaporó gota a gota, convirtiéndola en un lago, profundo, hermoso, sabio en calma.


Evaglauca

29/01/2008 21:08. Autor: Evaglauca ;?> Hay 4 comentarios.

EL PEZ QUE QUERIA VOLAR

20080126214001-flyingfish.jpg

Cuando el fuego inundó el firmamento, el agua se convirtió en su único refugio. Pero el alma de todos los seres que tuvieron que emigrar al mar quedó marcada para siempre.

Tal vez esa fuera la razón, por la que el pequeño pez tenia el sueño de salir del agua y bucear entre las nubes.

Fue después de la era de los fríos cuando el cielo volvió a ser de todos, salvo de aquellos a los que la evolución ancló al mar.

Pero por pequeño que seas si albergas un gran sueño, este ensancha tu alma, haciéndote sentir grande, y armándote para salvar hasta el más imposible de los obstáculos.

Una noche de luna llena, de esas en las que el mar está en calma y parece contemplar a su amante plateada tan atento que queda inmóvil, el pequeño pez se sintió invadido por el loco deseo de respirar algo más que agua y sal, y sin dudar empezó a nadar frenéticamente hacia la superficie hasta que el mar quedó abajo, y sus aletas surcaron el cielo durante unos segundos, proporcionándole así la mejor experiencia de toda su vida.

Cuando volvió a zambullirse en el mar, estaba convencido que era capaz de todo.

De vez en cuando en noches de luna llena, en algún impreciso lugar en medio del Océano hay una especie de peces que saltan tan alto que pueden volar.


Evaglauca


26/01/2008 21:43. Autor: Evaglauca ;?> Hay 2 comentarios.

La sencillez de lo efímero

20071027000040-hoja-01.jpg


La verde hoja, del árbol del centro del parque de la Ciudad Perdida, era consciente de lo efímero de su existencia, por eso disfrutaba cada segundo de su vida.

Se dejaba acariciar por los rayos del sol, salpicar por las gotas de la lluvia, pero lo que más le gustaba era mecerse con la brisa del viento, notar su cálido aliento en el verano, y su helador tacto a principios de otoño.

Al fin, cuando llegó su hora, desprendiéndose de su rama, bailó la última danza de la mano de su gran amor, el viento, que le acompañó susurrándole al oído, ha sido un placer bailar contigo preciosa.

Evaglauca

27/10/2007 00:01. Autor: Evaglauca ;?> Hay 2 comentarios.

20071016211825-aurora-20boreal.jpg

En el desierto de hielo solo existen espejismos, aquellos que se fraguan con el deseo que alumbra la calidez.

Allí fue a parar una pequeña semilla de ilusión que se perdió una tarde en un furioso huracán, de esos que solo generan el caos, aunque en esta ocasión sembró la vida en un glaciar.

La pequeña semilla sentía la vida empujando en su interior e intentando enraizarse en una superficie inhóspita y gélida, no quería volverse a dejar arrastrar por el viento.

Su deseo de conquistar aquel centímetro helado hacia que su interior ardiese sin cesar, aquel cálido pedazo de vida, puso tanto empeño que fundió el espacio suficiente para brotar, haciéndolo una mañana de verano.

Asomó sus blancos y curiosos pétalos, convirtiendose en la más bella flor de nieve que jamás pudo verse.

Hay quien dice que la pequeña flor juega con las ráfagas de la irisada aurora boreal, pero tal vez solo sean historias de Inuits contadas a sus niños a la hora de irse a dormir, porque ya se sabe en el desierto de hielo solo existen espejismos.

Evaglauca

16/10/2007 21:19. Autor: Evaglauca ;?> Hay 1 comentario.

LA PEQUEÑA AGUADORA

20071002000711-aguadoras1-1.jpg


Bajo su frágil apariencia resaltada con dos ojos oscuros como la tierra más fértil del viejo volcán, pasaba sus días la pequeña aguadora.

Le encantaba recoger el agua fresca del aljibe para después repartirla entre los exhaustos obreros que construían la mastaba del anciano y poderoso escribiente.

Lo que más le emocionaba de su trabajo, era que a pesar del calor, de sus pies agrietados, y su espalda dolorida por el peso de la vasija , siempre que ofrecía el agua a cualquiera de aquellos pobres esclavos, el esbozo de una media sonrisa de agradecimiento, junto a una mirada que le devolvía el más bello reflejo de ella misma, le hacían olvidar que nació esclava en un mundo donde las sonrisas y las miradas de gratitud solo son una preciada recompensa para una pequeña niña con la mirada oscura y la sonrisa clara .

Evaglauca


Este pequeño cuento es para una niña , con la mirada del color de la tierra, del anciano volcán, nacida en tierras de Castilla León y adoptada por parajes bañados por el río Ebro que hoy día dos de octubre cumple años. FELICIDADES

02/10/2007 00:08. Autor: Evaglauca ;?> Hay 2 comentarios.

LA LIBELULA

20070926230354-libelula.jpg

El día del eclipse solar pasaron cosas maravillosas, pero ninguna de las que vaticinaban los oráculos.

Cerca del lago vio por primera y última vez la luz de ese sol oscuro y cegadoramente brillante la pequeña libélula, un acontecimiento de lo más normal, de no ser porque el mismo y eclipsado astro que le robó el don de la visión le otorgo un color negro y rojo de una belleza que ni el más experimentado de los trovadores hubiese podido describir.


Aunque parezca cruel arrebatar la visión a uno de los seres con mayor capacidad para observar, ese día, la sombra del sol le concedió también el don de la premonición haciendo así del pequeño paleóptero el insecto más contradictorio e imprevisible de todo el lago.

Una mañana mientras se desayunaba un par de mosquitos topó con una rana que lejos de comérsela, la observaba entretenida, pues nunca había tenido tan cerca ningún bicho de luz. Pensó que era la más valiente de las libélulas o simplemente la más suicida, y en eso andaba cuando la pequeña se le puso justo enfrente y le dijo:

- Esta noche, deberías permanecer lo más alejada que puedas de la orilla del lago, o de lo contrario acabarás en el saco del leñador.

Dicho esto, dio un giro y desapareció como una exhalación. La rana no daba crédito a lo que había sucedido pero por precaución al anochecer se quedó en el centro del lago salvando su vida tal y como le vaticinó la pequeña libélula.

Día tras día fue avisando a todos los seres de su entorno de los peligros que podían sucederles, unos la creían y otros no pero siempre adivinó lo que iba a suceder, los que siguieron sus consejos por miedo, por superstición o incluso por fe salvaron sus vidas, igual que la perdieron aquellos que solo creían lo que veían.

Un atardecer, tubo la certeza que había llegado su hora, así que voló por última vez por encima de su amado lago y fue en busca de su final. Nadie sabe que fue de la pequeña libélula ciega, aunque hay quien asegura, que fue a visitar al sol y jamás regresó.


Evaglauca

26/09/2007 23:09. Autor: Evaglauca ;?> Hay 2 comentarios.

LA CAUTA GACELA

20070724234108-la-gacela-cauta.jpg

La cauta gacela, no quería salir de su escondite, el latir desbocado del corazón y el característico olor a miedo le avisaban del acecho del depredador.

Pero la cauta gacela, necesitaba comer y beber, puesto de no hacerlo, iba a morir de todos modos.

Con su miedo y el corazón a mil por hora salió a comer hierba fresca, y beber un poco -que rica está el agua cuando se está muriendo de sed-.

Una vez saciadas sus necesidades, disfrutó de la puesta de sol más bella y más naranja que jamás pudo ver, dado que en su vida, no había hecho otra cosa que salir corriendo. De pronto noto una presencia, y se lanzó a la carrera, en un frenesí de velocidad hasta caer exhausta esperando su muerte.

Al despertar no recordaba muy bien lo acontecido el día anterior, pero al alzar la vista a unos metros de ella, yacía uno de los ejemplares más fuertes y bellos que jamás había contemplado. Se acercó perpleja y medio aturdida lo movió con su hocico, y al hacerlo noto su respiración, al mismo tiempo que vio como abría sus grandes ojos negros.

-¿Estás bien?, casi me matas de un susto.

-Jamás, ninguna hembra me había hecho correr tanto.

-Ni a mí ningún macho quiso devorarme.

Evaglauca

24/07/2007 23:43. Autor: Evaglauca ;?> Hay 5 comentarios.

El BOSQUE

20070627003534-200x150-bosque-verde.jpg

En la parte más oscura del bosque el alma, entre las raíces de un gran roble, existía una cueva que albergaba una de las semillas más preciadas en el reino de la luz.

Por supuesto que suena paradójico, y ¿Qué?, no lo era en un bosque donde la Verdad se paseaba desnuda sin nada con lo que cubrirse, lo que en otros lugares se escondía con tanto pudor. Ella, tan bella y firme para unos, como temida para otros, se exhibía ajena a todo, porque tenia por costumbre no prestar atención a otra cosa que sus propios asuntos.

Verdad, existía sin saber muy bien su procedencia, ella siempre pesó que era de origen vegetal porque vio la luz en una cueva fresca, recorrida por un arroyo cristalino, y rodeada de semillas, a las que consideraba sus hermanas, y a las cuales cuidaba y mimaba, lo que la llevó a la concluir que esa era su función en el carrusel de la vida.

Una mañana temprano se coló en su refugio de raíces y piedra un pajarillo curioso, que resultó ser un ladrón, pues se llevo entre sus patas una de las semillas más queridas por Verdad, y así fue como desapareció Curiosidad.

No pasó mucho tiempo cuando un zorro, aprovechando un despiste de la abnegada cuidadora, cogió en su hocico otra de las semillas y salió corriendo como alma que lleva el diablo. Para cuando Verdad quiso darse cuenta, Deseo ya estaba lejos presa de aquel taimado y astuto raposo.

La pérdida de dos de sus “hermanas”, pusieron en alerta a Verdad, la cual empezó a fijarse más en su entorno lo que coincidió con la germinación de Cautela, la cual aconsejo a su cuidadora que se protegiese con un manto de musgo verde para no llamar tanto la atención de los habitantes del bosque.

Desde entonces, en el Bosque tenebroso del Alma se pasea un bello y temido animal de color verde que se refugia en una cueva cuidando unas semillas que tienen nombres tan extraños como Valor, Fuerza, Honor y la más preciada de todas Sueños, de la cual se cuenta que en noches de luna llena emite un destello tan intenso que puede verse desde cualquier lugar del Bosque, incluso hay quien asegura que en el Oasis del Corazón si se presta la atención necesaria , se vislumbra la silueta de un bello ser danzando desnudo.


Evaglauca

27/06/2007 00:38. Autor: Evaglauca ;?> No hay comentarios. Comentar.

LA ORUGA LENTA

20070618234033-mon-crisalida0.gif


Érase una vez que se era, en el más robusto de los árboles, de un pequeño bosque, cerca del horizonte, vino a este mundo una oruga. Los padres de la pequeña, se habían encargado de dejar a su descendencia en un lugar seguro, lejos de depredadores, lo que al principio, le facilitó mucho la vida . Los días de esta transcurrían de modo tranquilo y apacible, hasta que conoció al gusano más bello, simpático y maravilloso de su universo.
Ignorando a su instinto, no buscó una rama segura, para hacer su crisálida, ni se alimentó como debía para realizar la metamorfosis que tanto ansía cualquier gusano. No, ella se dejó seducir, porque el la hacia sentir la más bella de las mariposas, a pesar de ser una oruga verde y velluda. Así absorta en su paraíso particular transcurrió un tiempo precioso, de ese que no se puede recuperar hasta que un buen día, el le dijo, que se iba, que había conocido a la más bella libélula de la tierra, y no podía resistirse a su encanto, que la vida es corta, y el no quería desperdiciarla con una oruga verde y velluda, pudiendo volar a lomos de una libélula.

Incrédula, al principio, rabiosa después para acabar en la más triste de las melancolías, se arrinconó en la parte más sombría y fría del árbol. Este que además de ser el más robusto también era el más sabio y clemente de cuantos poblaban el bosque, se dirigió a ella, susurrándole a través de sus hojas cálidamente.
-No te rindas, todavía tienes tiempo para empezar con tu metamorfosis, detrás de ti he dejado savia nueva, para que recuperes fuerzas y fe en ti misma y así seguir tu camino.

Ella, no podía dar crédito a lo que las hojas de su hogar susurraban, pero pensó que nada tenía que perder. Empezó con desánimo, pero después de libar la savia , su cuerpo se recuperaba y con el la esperanza, emprendiendo a tejer poquito a poco su capullo, aunque tardó más tiempo del normal, la soledad, que le proporcionó su caparazón de seda, le dio la oportunidad de pensar en todo lo acontecido, y sacar su propias conclusiones .Hacia el final de su metamorfosis pensó, que tal vez sus alas estarían atrofiadas porque no hizo las cosas a tiempo, o que a lo mejor no sobreviviría al invierno, y que si lo hacía no encontraría a nadie ni un lugar donde dejar sus huevos y acabar su ciclo…..Entonces notó la cálida brisa en su rostro y se dijo : No se lo que seré ahora, pero habrá merecido la pena si puedo volar , tan solo unos segundos alrededor de este robusto y maravilloso árbol.


Evaglauca

18/06/2007 23:47. Autor: Evaglauca ;?> Hay 7 comentarios.

EL TINTERO

20070529234811-tintero.jpg


Todos tenemos un pequeño y mágico recipiente, que se aloja muy cerca del corazón,el músculo que además de bombear sangre hacia su destino, y oxigenar las emociones, también destila sentimientos, dejándolos en ese frasquito pequeño encargado de recogerlos.

Unos, los guardan celosamente y los reparten con cautela, gota a gota, con miedo de perderlos, puesto que son conscientes de que son preciosos y únicos.

Otros son alocados, y los reparten sin orden ni concierto, haciendo trabajar el doble a su corazón para rellenar el frasquito , aunque en ese frenesí, a veces pierden el control, rompiendo el cristal que los contiene, y entonces, los sentimientos vagan desconcertados por los caudales sanguíneos, sin saber por donde salir hasta que son digeridos como si fuesen aliento para el estómago en vez de para el alma.

Ahora, que los hay recelosos, porque, una vez entregaron el contenido del mágico recipiente a alguien que no supo apreciarlo, causando un gran dolor al pobre músculo bombeador, a causa de lo cual tuvieron que llevarlo a la sala de urgencia, y una vez curado, no querían arriesgarse a volver a pasar por el mismo trance.

Aunque esta humilde narradora, ha llegado a la conclusión, que en esta vida es mejor que no se quede nada por decir. Tal vez porque la magia que envuelve las palabras, que no se dicen, se pierde para siempre, en el secreto fondo de un tintero


Evaglauca

29/05/2007 23:50. Autor: Evaglauca ;?> Hay 2 comentarios.

EL ABABOL Y EL CARACOL

20070524233512-ababol0.jpg


Soy un ababol, perdido entre un campo de trigo silvestre.
Me encanta sentir la caricia del viento entre mis pétalos y notar como mis cortos pelillos verdes se me erizan milímetro a milímetro a lo largo del tallo.

Últimamente, me siento observada por un pequeño caracol, diminuto, si lo comparo con esas rulotes enormes que pasan dejando surcos babosos a mi alrededor.

Debiera ignorarlo, puesto que amapolas y caracoles, nunca han sido amigos.

Pero disfruto tanto, observando su cáscara de color blanco y piedra, sus diminutos y blandos cuernecillos que parecen mirarme con curiosa avidez.

Tal vez soy un ababol orgulloso, que solo por ser una linda flor roja entre tanta espiga verde, me creo que puedo ser el centro de atención, de cualquier ser de mi alrededor.

Esta mañana, ha sido fascinante, mientras el sol extendía perezosamente sus rayos, y las últimas gotas de rocío corrían hacia la tierra ofreciéndome mi ducha matinal, un escalofrío, lento y tibio se ha ido apoderando de mi hasta que lo he descubierto en uno de mis pétalos y le he dicho:

-Hola,

A lo que el ha contestado

-Hola mi preciosa flor.

Me he quedado paralizada por la sorpresa y la emoción, que el ha percibido y seguidamente ha vuelto a decir:

-Hola, precioso ababol, no temas, por mí, no voy a hacerte ningún mal, solo quería compartir un instante junto a ti.

No he sentido temor alguno, solo un baile de emociones y sentimientos, que compartidos nos han proporcionado la banda sonora del atardecer más hermoso que jamás he vivido hasta este eterno instante.

Evaglauca


24/05/2007 23:37. Autor: Evaglauca ;?> Hay 4 comentarios.

LA JAULA DE CRISTAL

20070315013051-pajaro-nube.jpg


En un pueblecito de Oriente, vivían dos buenos chicos de procedencia bien dispar. Uno hijo de zapatero, y otro primogénito del Gran Visir.
Quiso el destino hacerles un regalo a cada uno de ellos en forma de pajarillo, para alegrar sus corazones.

El primero de ellos de nombre Hassan, acomodo al pobre ave en una caja de cartón. Con unos calcetines viejos fabricó un nido al polluelo, que no cesaba de temblar a causa del miedo y el frío. Lo alimento a base de sopas de pan y leche, cuidándolo con la paciencia, y tesón del que disfruta compartiendo su tiempo, y después de dos semanas decidió llamarla Eli.

Además de cuidarla, alimentarla y enseñarle a volar, Hassan le describía sus sueños y se emocionaba escuchando los de ella. Llegado el momento la invitó a partir, puesto que ella era poseedora de alas, además de un gran corazón. Ambos sabían que el vinculo que les unía, no lo destruiría ni la distancia ni el tiempo.

Y así fue, Eli iba y venia, atesorando historias de lugares lejanos, los cuales Hassan jamás hubiese visto, de no ser a través de los relatos de su musa, que pasaba tardes bordando recuerdos para su Salvador.

Pasó el tiempo, primero unas primaveras, seguidas de sus veranos, ¿Cómo no? de sus otoños y sus diez inviernos.

La amistad de Eli y Hassan se hizo cada día más fuerte, y casi me atrevería a decir legendaria, digna de admiración y como no de envidia.

Llegó pues a oídos de Omar, la curiosa historia de una gorrioncilla, llamada Eli, que contaba unos relatos maravillosos, de lugares extraordinarios, con una alegría y una magia que cautivaba a cuantos la escuchaban.

Omar se maldijo por su mala suerte, pues el también se encontró hace años una pajarilla a la que bautizo Jandra, la cual nunca supo agradecer el derroche y los regalos que el le compró.

Curiosamente olvidó Omar, como suelen hacerlo aquellos que poseen muchas cosas, entre ellas un corazón que late, porque es su deber, pero que solo se apiada de si mismo. Que al principio Jandra y el, eran inseparables.

Omar, recibió a manos de su padre el Gran Visir, una jaula de un inmenso valor, construida con cristales y piedras preciosas que era la envidia de todos los visitantes de la corte.
En la jaula de cristal, fue acomodada, la gorrioncilla. Al principio, la lucían con orgullo, y ella se esforzaba y entonaba bellas melodías, que le habían sido enseñadas por carísimos profesores de canto. Se deshacía por hacer piruetas llenas de amor y armonía que eran el deleite de todos los cortesanos.
Pero pasó el tiempo, con sus inviernos, primaveras, veranos y sus diez otoños. Y Jandrá dejó de ser la novedad, quedando en el olvido en su bella jaula de cristal antaño fuente de admiración.
Arrinconada por todos enmudeció. Ríos de lágrimas anegaron su garganta anunciando calladamente que el corazón del pobre pajarillo por fin volaba libre fuera de la jaula de cristal que la retenía.

A la mañana siguiente Omar encontró a “la vieja y estúpida Jandra”, muerta en su suntuosa jaula, demasiado para ella…. Aunque no para esa gorrioncilla de la que tanto había oído hablar últimamente a los miembros de su corte.

Hassan fue convenido a presentarse a primera hora de la mañana con su amiga, ante el máximo mandatario de la zona. Pero algo dentro de el, le hizo ir solo. Cosa que disgustó muchísimo al joven Visir Omar, el cual mandó encarcelar al pobre zapatero.
Aquella misma tarde Eli tubo un mal presagio, y voló inquieta toda la tarde, finalmente llegó a sus oídos del pico de una alondra, que Hassan había sido apresado, y que el precio de, su libertad, era ella.

Reunió todo el valor que encontró dentro de ella, y se presentó ante el visir, el cual cumplió su palabra y libertó a Hassan .

Allí frente a su captor, Eli permanecía serena, puesto que no tenía por costumbre tener miedo de nada ni nadie.

Cuando el Visir la vio quedó prendado de la armonía que envolvía a ese ser pequeño y grácil, y sin muchos preámbulos ni explicaciones, le ofreció la jaula de Jandra,

Por primera vez en su vida a la pequeña gorrión se le heló el corazón y el gusto del horror invadió su pequeño paladar con la amargura de lo inevitable, y aún así se negó a ocupar esa cárcel de cristal.

El visir que no era hombre de los que acepta un no por respuesta, argumentó que si en dos días no ocupaba el lugar que le ofrecía, su amigo sería dilapidado en la plaza pública.

Y así fue, como un gris amanecer, ella sola e metió en la jaula, y Hassan recuperó su libertad, aunque el precio que habían pagado por ella, le suponía la peor de las condenas.

La pequeña Eli se acomodo como pudo, a su nueva situación. La jaula le parecía un lugar tedioso. Porque da igual de que material están hechos los barrotes, el resultado siempre es el mismo, no te permiten ser libre.
Eli tenía el pleno convencimiento de que el visir estaba habitado por las fronteras, que se imponen algunos seres que no ven más allá de sus narices y en esos pensamientos estaba cuando se sumió en un profundo pero agitado sueño.

A la mañana siguiente el Visir se acercó para saludar a su nueva “invitada”, con el temor de todo aquel que sabe que no obra bien pero que posee la soberbia del que cree que todo lo puede.

- Buenos días, gran Visir. Dijo la voz de la dulce ave.
El, sorprendido devolvió el saludo con cierto aire de superior indiferencia.
-Quiero que sepas que tu amigo se ha salvado su vida gracias a tu buen juicio.
-Gracias mi señor. Ya que me tenéis aquí desearía saber en que puedo complaceros.
-Quisiera oír uno de vuestros relatos, ya que gozan de una gran fama entre mis allegados.
-¿Uno de mis relatos? ¿Tanto revuelo por una historia? En verdad debéis estar muy falto de afecto, cuando ponéis la vida de vuestros siervos en peligro, para oír el relato de un pobre gorrión aterrorizado ante el peligro de perder lo que más ama en el mundo. Un buen amigo.

-Veo que sois valiente, además de carecer de todo sentido práctico, dado que tu insolencia, bien puede costarte la vida.
-De que me sirve la vida, si solo puedo tenerla para complaceros a vos y a vuestra codicia.
-Yo diría que os sirve como moneda de cambio, puesto que si no quedo complacido, vuestro amigo volverá a ser apresado y morirá a la puesta de sol.
Convencida, de que nada le restaba por hacer, para salvar la situación, empezó a tejer su historia como quien hace un tapiz. Empezó a dar puntadas con sus palabras, y una a una fueron creando un enjambre de ilusiones que mantuvieron en vilo a su captor hasta bien entrada la tarde.

Satisfecho con el resultado obtenido de su posesión de concedió una tregua hasta el día siguiente.

Eli, no se acostumbraba a la jaula, ni a la comida, ni a ninguna de las nuevas circunstancias, así que se mecía en sus recuerdos para evadirse de su oscura realidad, hasta que el sueño la sorprendía.

Pasó el tiempo, y el Visir lejos de olvidarse o aburrirse de ella, se quedó enredado en el alma de Eli, de su alegría, imaginación….Poco a poco fue volviéndose más humano, condescendiente, también poco a poco empezó a juzgar por si mismo, no por obedecer, agradar o deslumbrar a nadie, y en esos momentos, se dio cuenta que su prisionera cada día estaba más triste. Fue entonces cuando tubo la certeza que siempre había antepuesto todo para satisfacer su ego, y eso que hasta entonces era lo más normal, empezó a parecerle odioso. A la mañana siguiente mientras Eli dormía en su jaula le dejó una nota y le abrió la puerta.

Cuando Eli despertó y vio la jaula abierta, salió volando, sin percatarse de nota alguna. Se fue tan rápido como pudo en busca de Hassan.

Al atardecer, cuando el visir vió la jaula vacía, y su nota sin leer cayo al suelo desfallecido. Ninguno de sus médicos supo diagnosticarle mal alguno, pero el se negó a comer, a beber e incluso dejó de dormir, solo se aferraba al trozo de papel que halló en la jaula.

Ante esa situación, el más allegado de sus colaboradores, mando buscar a Eli, puesto que todos en la corte creían que el estado del Visir era el resultado de un hechizo.

Apresaron de nuevo a la pobre Eli, y la llevaron a la estancia donde el Visir permanecía en un estado lamentable. Ella quedó perpleja al percatarse de la situación y acercándose con suma cautela al lugar donde se hallaba Omar, este abrió su mano de dejó caer el papel.

Al recoger el papel, la pajarilla pudo darse cuenta que era una carta dirigida a ella en la que ponía:

Querida Eli
Abro la puerta de tu jaula para dejarte en libertad, en agradecimiento a todas las tardes en las que me has complacido con tus historias, pues tus palabras me han hecho libre.
Yo que aparentemente todo lo poseo, no me había dado cuenta de que tu siempre has sido, eres y serás un ser libre, mientras yo llevo demasiado tiempo siendo esclavo de mis miserias.
Albergo la esperanza, de que tu magnánimo corazón, pueda perdonarme.
Y mi arrogancia se atreve a pedirte una última historia, pero esta vez libre, sin estar obligada ha hacerlo, si no solo por el placer de compartirla conmigo.
Aunque si decides partir para siempre sin mirar atrás también podré entenderlo.
Siempre tuyo
Omar.

Eli, quedó atónita ante la carta, que era prácticamente una declaración de amor, y después de unos segundos de pensar, el que hacer, se acercó suavemente al lado del Visir y emperezó a explicar una historia, acerca de un corazón libre y una jaula de cristal……..

Omar acabó por recuperarse, tan rápido que pareció cosa de magia. A partir de ese día, recibía de vez en cuando la visita de su amiga halada con la que compartía historias y una buena taza de te.

Ambos ganaron un amigo, aunque los que conocían al Visir antes de esta historia aseguran que su pueblo ganó mucho más que eso, puesto que no hay nada mejor para un pueblo que un gobernante sabio y justo.

Y como diría Eli, da igual cual sea el principio, y los errores que se cometan en el camino, si al final puedes sacar una buena enseñanza y la repercusión de la misma beneficia a los que te rodean.


Evaglauca

15/03/2007 01:31. Autor: Evaglauca ;?> Hay 3 comentarios.

SHAKTY Y EL PEQUEÑO MANÁ

20070222195928-nina-y-elefante.jpg

Desde niña, había percibido el dolor de los más débiles, tal vez, porque sabía que era sufrir desde que le alcanzaba la memoria.Pero no por ello su rostro reflejaba otra cosa que no fuese una dulce y calmada sonrisa.

Contemplar a Shakty era relajante y alegraba los días, de todos aquellos que se cruzaban en su camino, y poseían la sensibilidad suficiente para percibir esa calma, que emanan los que están en paz consigo mismos.

Lo que ocurrió, es que cuando la sensibilidad de unos se mezcló con la mezquindad de otros el resultado fue nefasto.

Su madre, fue la primera en darse cuenta. En cuanto algún animal herido se aproximaba a la niña, ella, sin mediar palabra, posaba su mano derecha encima del corazón y la izquierda en la cabeza del animalito, y este salía reforzado del encuentro, como si la energía de Shakty fluyese a través de el , desterrando todo mal físico o espiritual.

Y ahí empezó el negocio de su familia, que vio en el don de la pequeña una fuente de ingresos adicional, por lo que cada vez que Shakti curaba a los búfalos, mulas, y toda clase de animales, tanto de trabajo, como de compañía de los vecinos, sus padres cobraban unas suculentas rúpias.

Shakty lejos de sentirse explotada, se sentía útil y en comunión con las almas que sanaba.

Una mañana cuando el sol daba las primeras puntadas al día, fueron a buscar a la pequeña. Se trataba de Maná, la cría de Elefante, nacida la pasada primavera, apenas podía moverse. Cuando Shakty lo vio sintió una punzada en el corazón, cuanta pena amontonada había en un ser tan pequeño, de aspecto fuerte y de alma frágil.

Se aproximó con suma cautela, no por temor, si no para no contrariar al pobre Maná, se sumergió lentamente en la laguna y cuando estaba junto a el, posó su mano y su frente en la del pequeño paquidermo. Cuando la energía de el, devorada por la carga de la pena y la tristeza pasó a través de ella, la dejaron en trance unos minutos. Al final Shakti sembró una semilla de esperanza y luz en la oscuridad del espíritu del pequeño Maná .Le mostró que descendía de una noble estirpe, y que por mucho que los esclavizaran y obligaran a transportar troncos sin descanso, la nobleza del alma no se la podían arrebatar, siempre que no rindiera su esencia. Que el sol brilla para todos, para los que asedian y los asediados y solo los que pueden apreciarlo, aprenden a ser felices, a pesar de todo.

Le recordó que le debía su nombre a SAUMANASA el elefante del Oeste que con su valentía soportaba la tierra, cuando creían que era plana y estaba sujeta por cuatro Elefantes Sagrados. Y que como su ancestro tenia una disposición para disfrutar de las flores, el confort y la alegría, solo tenía que sentir la energía de la tierra, y todo lo positivo que le rodeaba, y olvidarse, de los lastres que habían atado a la tristeza y la angustia que ahora enfermaban su espíritu.

Fue así como Shakty y Saumanasa establecieron un vinculo que ha permanecido a través del tiempo. El liberó a su alma de la esclavitud impuesta, y aprendió a disfrutar de su mundo interior, compartiendo experiencias con esa pequeña que le enseñó, que mientras hay luz en el alma no hay nada que temer, solo energía que compartir. Ella, siguió ayudando a todo aquel que se le cruzó en el camino y lo necesitó, ajena al negocio, que esos encuentros generaban a su familia y alegre de poder sentir toda clase de dolores y transformarlos en paz y luz.

Evaglauca

22/02/2007 20:10. Autor: Evaglauca ;?> Hay 2 comentarios.

COSQUILLAS EN EL PALADAR

20061129225804-mano-articulo-cosquillas.jpg

A veces el destino está juguetón y se divierte cruzando hilos que jamás debieron encontrarse, y en una de sus travesuras juntó sus manos por casualidad y sin resultado aparente.

Cuando ella sintió las yemas de sus dedos en la palma de la mano, una corriente tibia subió por sus muñecas corriendo por las venas provocándole, cosquillas en el paladar.

Hacia tanto tiempo desde la última vez que tubo esa sensación, que el muro que había construido para protegerse del mundo exterior se debilitó. La tibieza de sus manos resbaló por su superficie como el agua y abrió una pequeña grieta, no muy grande pero lo suficiente para dejar pasar los sueños y las expectativas que tan hondo había guardado. La primavera y las ganas de sentir hicieron el resto.

Le divertía el papel de Sherezade que el le otorgaba, en todos y en cada uno de sus encuentros. Las palabras y las caricias bailaban con un ritmo suave y dulce de los que embriagan pero no envenenan.

Aunque como al principio el destino que les unió, decidió hacer un guiño y una tarde le pidió que se fuera a vivir con el.

Ella con los ojos llenos de sorpresa, pues no había pensado ni por un momento en dejar su libertad contesto:

- Ya he estado mucho tiempo en una casa, esperando con las puertas de mi alma abiertas de par en par, y al final la corriente, la obligación y la costumbre se llevaron de el, las ganas de regresar. Prefiero que cada vez que estemos juntos sea porque nos apetece, sin reglas, obligaciones, pretestos…

Y levantándose, le tomó las manos y mirándole al fondo de sus ojos, le dijo:

Ven sígueme, que quiero sentir cosquillas en el paladar.

Evaglauca

29/11/2006 23:04. Autor: Evaglauca ;?> Hay 4 comentarios.

LOS NIÑOS TORPES

20061123141406-z-082602-09-ninos-con-papalote-v.jpg


Al nacer nos son repartidos, dones, unas personas poseen el don de la simpatía, otros son dulces, otros inteligentes, otros inocentes, los hay precavidos, generosos, ahorrativos, sensibles para el arte, la música......

Pero luego están los que son tildados de torpes, porque aparentemente, no poseen ningún don. GRAN MENTIRA todos tenemos por los menos tres, solo hay que saber encontrarlos.

En este planeta y en la cara buena del mundo, todo sigue un orden y un concierto, lo que excluye a todo aquel que no siga el ritmo del rebaño.

Así pues, vino al mundo como muchos otros niños Jana, preciosa, extrovertida, feliz, imaginativa. Pero OH, su cabeza no ordenaba la letras y los números como los demás, lo que hacia que no entendiese a esa hilera de letras a las que se le figuraban hormigas traviesas, corriendo hacia un hormiguero que jamás encontraban.

Como se aburría en las clases, miraba por la ventana viendo como el sol tejía vestidos de colores para las nubes traviesas, le encantaban los vestiditos que les ponía las tardes de otoño de color naranja o los de los días nublados grises y blancos.

Claro que en el colegio no acaban de entender el porque de andar siempre tan distraía y empezaron a buscar la clave de su “problema”, y dieron con el, poniéndole un nombre de esos raritos que ponen los mayores a los “problemas” que muchas veces no son otra cosa que diferencias, y lo llamaron dislexia.

Al mismo tiempo que Jana nació Rayad, pero lo hizo bastante más lejos, en la cara sur del Globo azul que nos cobija. Era precioso, extrovertido, feliz e imaginativo. Y Ah, su cabeza no ordenaba igual que los demás los signos, pero además de no tenérselo en cuenta tampoco lo percibieron, porque en esa cara del mundo el alimento y el refugio son elementos prioritarios, pero no olvidan de agradecer con una gran sonrisa ,al sol cada día que permanecen en pie.


Jana, fue creciendo y gracias al destino, sus padres acabaron por entender que la calidad de las personas no está en las palabras que lean por minuto, ni en si su hija posee falta de atención, si no, que con el amor y la compresión suficiente se puede empujar y ayudar a cualquiera a seguir un camino ,que aunque sin orden ni concierto preestablecido puede ser maravilloso. De hecho hoy a sus 21 años es una de las mejores pianistas, que a pesar de su fama no se olvida, de observar cada día las nubes, para ver de qué color las ha vestido su sastre el Sol.

A Rayad, las cosas no le fueron tan bién, porque a pesar de que su desorden, no fue detectado y fue un niño feliz, sigue luchando por los suyos tirando de uno de esos coches con dos ruedas grandes que sirven para llevar de aquí allá a los demás, mientras la miseria le ata al mismo sitio. Pero a pesar de todo siempre sonríe al Sol, porque tiene sueños que algún día alcanzará o por lo menos soñar con eso lo mantiene feliz y vivo.

Benditos sean todos los niños torpes del mundo, todos tienen dones, por lo menos tres.

Evaglauca

23/11/2006 14:16. Autor: Evaglauca ;?> Hay 7 comentarios.

LA MUSICA Y EL NIÑO

20061116204522-musica.gif


Cuando nació su vista era torpe como la de todos los bebés, pero en cambio su oído ya cazaba notas de melodías como si fuesen mariposas.

Tal vez gracias a ese don, fue un niño de habla precoz. Con dos años recitaba versos, y sabia cantar con mucha gracia y salero cualquier canción que se cruzase en su camino.

Una guitarra española fue el instrumento que tubo la inmensa suerte de ser el primero en caer en sus, manos.Como por arte de magia, y sin ir a ninguna clase magistral de solfeo, sus dedos arrancaban de sus seis cuerdas, las más bellas, melodías.

Después vino la percusión, con la cual fue el orgullo de su familia en las procesiones de Semana Santa. Los redobles de su tambor hacían enmudecer las calles a su paso para deleite de los miembros de la cofradía.

De hecho daba igual que instrumento, tocase. Delante de un teclado, o silbando a través de una flauta, la música que habitaba en su alma, siempre hacia su presencia en la sala dejando sin palabras a propios y a extraños.

Con el tiempo el niño dejo de serlo, dando paso a un adolescente, más tarde un joven y hoy en día un hombre. Pero lo que nunca cambiará es la música que habita su alma y que contagia a todos los que comparten su camino.

Este cuento está escrito para un niño que hoy 17 de noviembre cumple 36 años y que tiene alma de músico, FELICIDADES primo RAFA.

Evaglauca.

17/11/2006 05:40. Autor: Evaglauca ;?> Hay 2 comentarios.

LA SIESTA DEL UNICORNIO

20061114214127-unicornio-by-amariel22.jpg


Cerca del lago de las siete corrientes, más allá del bosque donde duermen los sueños, juguetea con la hierba, y persigue mariposas, el viejo unicornio.

Es tan bello, a pesar del tiempo, su crin aún mantiene ese brillo que eclipsa al instante, es una lástima que su cuerno no sea tan grande y poderoso, como antaño, aunque es casi un milagro que lo mantenga, después de topar con caballeros negros ávidos de poder y sabiduría robada, y de magos egoístas que lo retenían con hechizos para rascar cada día un poco de su mágico cuerno y así hacer pociones que los hiciese más potentes y poderosos.

Aun recuerdo, el día que lo vi por primera vez. Estaba sentada debajo de mi sauce llorón favorito conversando con la dama del lago, cuando vimos a una pobre criatura asustada, herida, trotando sin rumbo .En su cuarto trasero tenia clavadas dos flechas. Tuvimos que hacer un gran esfuerzo para alcanzarlo, y una vez lo hicimos, convencerlo de que solo queríamos ayudarlo, tampoco fue tarea fácil.

Era difícil de creer, que alguien hubiese tenido el poder necesarios para transformar una alma tan pura como la suya, en un lugar lleno de recelos y desconfianza a causa de tanta maldad, pero ya se sabe una vez se entra el bosque tenebroso es muy difícil salir indemne de el.

Pero lo consiguió, la dama del lago cubrió su herida de la pata con barro del fondo de las siete corrientes, y yo le explicaba cada día una historia diferente para que olvidase poco a poco los malos recuerdos y los sustituyera por nuevas esperanzas.

Cada día cuando dormía su siesta, cubría su crin con polvo de hadas, para que al despertar, se sintiese más ligero y corriese por la pradera. Siempre espero con anhelo la hora de la siesta del viejo unicornio, me encanta pasear mis dedos por su larga y sedosa melena y acurrucarme a su lado para contarle otra historia.

Eva glauca

14/11/2006 21:43. Autor: Evaglauca ;?> Hay 6 comentarios.

HALCÓN

20061105213213-tunez-halcon.jpg

Siempre he acechado desde mi posición a las presas, para alimentar a mis poyuelos, pensando en cuantas reservas quedan para mañana, y si habrá algo que cazar y como enseñarlos a volar y ser libres. Tal vez tengo alma de hormiga, o puede que siempre que intento distraerme para evitar la tensión vuelvo a pensar en como sacar adelante a los pequeños.

Acecho en todo momento, para apresar alguna paloma despistada, sin perder la concentración y con un certero ataque cae en mis garras para convertirse en la merienda de los recién nacidos.

Luchadora a la fuerza, tengo que defender mi territorio para mantener la caza y mi nido en lo más alto de la cumbre, no hay espacio suficiente para otra familia de halcones, nunca se sabe cuando puede aparecer un rival.

Pero últimamente ando extraña, en uno de mis vuelos de reconocimiento, vi a un pequeño y vivaracho gorrión que me observaba absorto, primero pensé en cazarlo. Intenté disuadirlo con la mirada, pensé, pobre iluso que forma más estúpida de morir. Y increíblemente el no se alejó, al contrario se acercó a mi como un suicida inconsciente.

Hace un mes que nos vemos en la misma rama, yo vuelo hasta allí con una alegría que jamás había sentido hasta entonces, tal vez me he enamorado de un modo inconsciente , pero el solo hecho de que vuele hasta aquí, para estar a mi lado , me hace sentir el halcón mas bello de este mundo.

05/11/2006 21:34. Autor: Evaglauca ;?> Hay 3 comentarios.

GORRIÓN

20061105014417-redimensionamiento-de-gorrion.jpg

Siempre he recogido las migas, que estaban en el suelo, para alimentarme, sin importarme si mañana habrá más o no. Tal vez tenga alma de cigarra, o puede que siempre que intento ser como una hormiga me distraigo, de tanto concentrarme en seguir el camino del hormiguero.

Salto de aquí allá, y por las tardes voy al parque a ver como juegan esos seres ruidosos y divertidos, que siempre se ríen, y me regalan las migajas que caen de sus meriendas.

No soy pendenciero, no peleo por la comida ni por una rama, hay muchas en los árboles para darme cobijo y siempre encuentro alimento sin demasiado esfuerzo.

Pero últimamente ando extraño, en unos de mis cortos vuelos vi una sombra majestuosa en el cielo, quede absorto, su vuelo era armonioso y su porte tan elegante, que cosas un ser tan pequeño como yo fijándose en un ave tan bella.

Es el halcón más hermoso que existe, y yo debo ser el gorrión más estúpido, es como si la comida se enamorara de su comensal. No puedo evitarlo, ayer me acerque a ella, se que me vio, y su mirada me dijo que no me acercara más, pero lo hice, y creo que esa acción suicida la sorprendió.

Hace un mes que nos vemos en la misma rama, yo vuelo hasta allí con la alegría y la ilusión del enamorado inconsciente, se que soy pequeño e insignificante, pero el solo hecho de que me permita estar a su lado, me hace sentir el gorrión más fuerte y poderoso de este mundo

evaglauca

05/11/2006 01:51. Autor: Evaglauca ;?> Hay 1 comentario.

ANOUK

20061026175738-redimensionamiento-de-arbredevie.jpg


Anouk, nació en el seno de una familia circense, dedicada al funambulismo, desde hacia cerca de dos siglos.

Podría decirse, que aprendió ha andar por el alambre, antes que por el suelo. Tantas veces había pasado por el cable con una venda en sus ojos, que un buen día creyeron que no eran necesarios y dejaron de ver.

Su vida no experimento un gran cambio desde que sus ojos la abandonaron, porque los ensayos eran los mismos, y aparte de practicar horas y horas, no había lugar para muchas más cosas.

Era grande el sacrificio pero todo merecía la pena cuando la música, anunciaba su número,y los focos le marcaban el camino con su calor. Tal vez era difícil de percibir pero Anouk nació con el don de una piel sensible, unos oídos maestros, y unos pies más prensiles y ágiles que muchos de los monos del circo.

Después del sonido de la expectación venia el silencio de la duda y el miedo a una caída que siempre acompañaban a su número, pero al final de una actuación maestra una explosión de aplausos invadían la carpa llenando de alegría y felicidad el dulce corazón de la bella funambulista ciega.


Evaglauca

26/10/2006 18:01. Autor: Evaglauca ;?> Hay 1 comentario.

TOMAS EL LEÑADOR

20060914222825-luna-llena.jpg

TOMAS EL LEÑADOR


Erasé una vez, en algún lugar en el tiempo, cuando los hombres, todavía convivían en armonía con los elementos. Vivía un leñador llamado Tomás, al cual los años y el esfuerzo diario le habían ido blanqueando el pelo y curvando su robusta espalda.

Tenía Tomás por costumbre, levantarse temprano para cortar leña y regresaba cada día justo cuando la luna despertaba mimosa a última hora de la tarde.

De camino a casa, para no sentirse tan solo en su caminar, solía entablar un diálogo ficticio con la luna, comentándole, como le había ido la jornada, le contaba sus preocupaciones, y cuando no sabía de que hablar se inventaba alguna historia para tenerla distraída, y así el trayecto parecía más corto y la carga más ligera.

Lo que no sabía Tomás, es que la luna lo escuchaba con atención y estaba ansiosa por oír sus historias. Porque con el tiempo le había cogido cariño al viejo leñador.

Una tarde de febrero, más fría de lo habitual, sintió Tomás que sus fuerzas flaqueaban, y sus años pesaban ya demasiado, para el trabajo que todavía le quedaba por hacer. Se sintió extenuado y con un gesto suplicante miró hacia su amiga celestial y le dijo:

-Luna, te lo imploro, ya no puedo más, estoy ya muy viejo y este trabajo es demasiado duro para mi, BAJA Y TRAGAME.

La luna que lo contemplaba y escuchaba como había hecho siempre, bajó lentamente y lo abrazó, llevándoselo hacia su lugar en el cielo.

Desde aquel día se hace mutua compañía el uno a otro.

Si te fijas bien, las noches de luna llena podrás observar la sombra del leñador con su hacha y su haz de leña, como le cuenta historias a la luna.


Este cuento me lo contaba mi padre cuando yo era pequeña, y siempre me fascinó hoy lo he reescrito para el, el mejor contador de historias que nunca he conocido

Evaglauca

14/09/2006 22:29. Autor: Evaglauca ;?> No hay comentarios. Comentar.

EL LADRON DE RISAS

20060907224951-audri.jpg


No sabía muy bien por que, y había olvidado como empezó todo, de lo único que estába seguro, es que perdió su risa, y no podía admitirlo de ningún modo.

Había trazado un plan, puesto que en este largo y ancho mundo siempre hay alguien dispuesto a regalarte una sonrisa.
Así que ni corto ni perezoso, se levantaba cada mañana a buscar a alguien a con quien compartir su tiempo, su espacio y su energía para ver si así mimetizando su actitud ganaba una risa, esa sensación que no puede explicarse pero que es tan grata.

Pobre alma triste, jamás encontró ninguna sonrisa que le llenase como la que había perdido. Ninguna carcajada le retorno la melodia a su caminar diario.Porque copiar la risa no es tan divertido como provocarla o sentirla. Dejarse inundar por las carcajadas, hasta que te flaquean las fuerzas y el aire parece faltar llevandote a un instante eternamente efímero, no está al alcance de todos.

Decidió que lo único que podía hacer era robarla, dejando a la pobre victima con serios problemas de identidad, y una triste mueca en un rostro incrédulo, porque nadie le había advertido jamás que hubiesen ladrones de ese tipo.

Así que quedais advertidos , tened cuidado con los vampiros emocionales que solo buscan y no entregan nada a cambio, porque os podeis quedar sin música en el alma, con el corazón hecho trizas y por supuesto sin RISA.

Evaglauca.

07/09/2006 22:51. Autor: Evaglauca ;?> No hay comentarios. Comentar.

EL COLECCIONISTA DE ESTRELLAS

20060809223726-petit-princep-i-estrellas.jpg

   

      Desde que recuerda, siempre ha mirado al cielo, lo que le había costado más de un tropezón, pero con el tiempo aprendió con gran destreza a no perder de vista el suelo ni por supuesto el cielo. 

Eso le daba un aspecto distraído, y un poco cómico, pero jamás prestó atención a lo que los demás pudiesen pensar de el.

 Su afición a mirar hacia el cielo, lo condujo a admirar las estrellas. Sentía verdadera fascinación por ellas. Le encantaban las noches en que las estrellas parecían juguetear entre ellas, a ver cual emitía el destello más brillante. La competición debía ir en serio porque alguna de ellas a veces parecía caerse del cielo y entonces, el deseaba, que en su fugaz caída se cumpliese el deseo de alguien, a tiempo y de forma correcta. Porque los deseos son caprichosos y a veces se cumplen a destiempo y llegan a complicar la vida, un poco, al que lo ha pedido.

 Odiaba las noches sin estrellas, así que había concebido un modo para coleccionarlas y así adornar sus noches cuando las nubes le robaban la visión de sus amigas brillantes.

 Las noches claras, en las que las estrellas dominan con su luz el océano celeste. El dibujaba un mapa en su cuaderno de dibujo y luego las reproducía en el techo de su habitación con exacta pulcritud. Lo hacia con un material fosforescente, que se recarga con la luz del día y después brilla e ilumina el techo en la oscuridad de encima de su cama, ofreciéndole aquello que el mal tiempo le arrebata a menudo.

 Así se convirtió en el coleccionista de estrellas, puesto que las tiene a todas en el techo de su hogar, replica exacta del campo de juego de las deslumbrantes, enigmáticas y mágicas estrellas.

 Las noches grises, en las que la polución u otro fenómeno confieren al cielo ese aspecto azul- gris sin puntitos brillantes. El se acuesta con las manos debajo de la nuca y los pies cruzados y las contempla, imaginando una de lucha de destellos.  

 Evaglauca   

09/08/2006 22:37. Autor: Evaglauca ;?> Hay 1 comentario.

EL HADA AZUL

20060808203525-calma-de-arroz.jpg

EL HADA AZUL ….Sentada al lado de su sauce llorón favorito, el Hada Azul con su alita rota, no pudo más que pensar por un instante que ya no había esperanza y una lágrima gris oscuro empezó a surcar su mejilla.

De pronto, una suave brisa seguida de una dulce música, anunció la llegada del Hada del Arco Iris. Uno a uno aparecieron los colores que la precedían a modo de tarjeta de visita, y acercándose al árbol preguntó;

      -          ¿Por qué lloras? -   

        -          Porque todo me sale mal, de un tiempo a esta parte he perdido hasta mi color azul brillante, mi vestido y mi piel se han vuelto grises, y para colmo ayer mientras dormía se desprendió una de mis alas. Estoy segura de que ya nadie cree en mí y que este va a ser mi fin.

-          Estas muy equivocada pequeña, tu color azul no ha desaparecido, tu desconfianza lo ha mezclado con otros colores haciendo que sea difícil ver otra cosa, que no sea el gris, pero si miras dentro de ti, verás que ese azul radiante al que debes tu nombre sigue ahí dentro, y ni no sale fuera, es porque la que ha dejado de cree en ti eres tú misma. Pero estoy convencida que eres tan mágica como siempre, y para demostrártelo te encomendaré una misión.-         

  -          ¿Una misión? En estas condiciones, me será casi imposible.-       

    -          No te quejes más y escucha. Mañana cuando despunte el alba, quiero que te dirijas al lago, y preguntes de mi parte al hada del Agua, cual puede ser la causa de tu situación. Como bien sabes, ella está al corriente de todo, no porque tenga un afán curioso sino porque a través del agua le llegan todas las vibraciones del bosque. Cualquier pequeño movimiento produce una onda, y esta llega a través del agua a sus oídos, con lo cual casi seguro que tendrá respuesta a tus preguntas. Como compañero de viaje deseo que te lleves a Stik , el pequeño duende verde que vive en la seta cinco, al lado de la casa de la Señora Salamandra. Tendrás que tener un poco de paciencia con el, porque aunque es voluntarioso, es un tanto descuidado y no me gustaría que os metieseis en un lío.Casi se me olvidaba, quiero que le entregues de mi parte y a modo de pago, esta piedra al Hada del Agua, a ella le gustan todos los objetos que reflejan la luz y especialmente si son cristalinos, puesto que le divierte ver como dejan pasar la luz y la devuelve igual de bella que entró , sin cambiarla.

 El hada Gris antaño Azul, miró la piedra , pensó que era opaca como todas, las que había en el sendedero, pero no quiso contrariar al Hada del Arco Iris, así que no dijo nada. Al día siguiente a la hora prevista, Gris reunió el valor suficiente, metió su maltrecha ala junto con la piedra en una mochila que ella misma había tejido con unos tréboles se la cargó a la espalda. Con todo el sigilo del mundo para no despertar a la Señora Salamandra, no fuera que la confundiese con una luciérnaga y se la comiese para desayunar, se dirigió a la quinta seta y una vez allí llamó:

 -Stiiiiiiiik, Stiiiiiiiik, -Ya va, ya va. ¿Quién tiene tanta prisa a estas horas de la mañana?

 -Soy Azul, el Hada del Sauce Llorón.

 -Azul, ¡Por el gran Roble! ¿Qué te ha ocurrido? , no te reconocía. ¿Y tu ala?, ¿Y como es que ahora eres gris?

 -Es una historia muy larga, que ya te contaré algún día pero ahora, tienes que ayudarme .El Hada del Arco Iris, dijo que lo harías.

 -¿Yo?, y ¿Qué puede hacer un pequeño duende por ti? 

-Si me acompañas y me ayudas a cargar mi ala y esta piedra que tengo que llevar a la Señora del Agua. Tal vez recupere mi luz, el color y toda mi magia, con ella te concederé un deseo.

 -No me parece mala idea, además le debo un favor al Hada del Arco Iris. Lo cierto es que tú yo hacemos un dúo de lo más original. 

Y así sin mucha confianza pero con ganas de ayudarse el uno al otro, recorrieron el camino hacia el lago sin gran dificultad. Una vez en la orilla del lago, pararon un momento a descansar puesto que el viaje aunque sin sobresaltos, había sido cansado.

 Ambos por turnos iguales llevaron la mochila, así que en ese momento estaban cansados por igual decidiendo así dormir un poco antes de llamar al hada del Agua. Mientras dormían plácidamente, un enorme sapo que merodeaba por allí, confundió al Duende Verde con una deliciosa cigarra y alargando su larga y viscosa lengua envolvió en ella a Stik y lo engulló de un solo Croak. Aterrada el Hada Gris, Azul o como queramos llamarla en estos momentos sacó la piedra de la mochila y la lanzo con todas sus fuerzas, asestando un certero golpe en la cabeza del sapo. Este perplejo y un poco aturdido del impacto se dirigió hacia el Hada y en un abrir y cerrar de su enorme boca se la comió. Dentro del estómago del voraz batracio, el Duende y el Hada se encontraron presos del pánico, pero de pronto y sin saber ni como ni porqué. La pequeña Hada apretó sus manos y empezó a emitir un ligero aleteo con su única ala, provocando decenas de chispas de color azul. A cada segundo más y más chispas, que emanaban de ese pequeño y grácil cuerpecito, provocando que el sapo emperezara a brillar como una bombilla, llamando la atención de propios y extraños. Incluida el Hada de Agua que miraba embelesada aquel espectáculo cromático. Súbitamente y casi como la erupción de un volcán azul. El sapo abrió la boca y bajo la atónita mirada de todos los habitantes del lago y alrededores, el Hada Azul y Stik el Duende Verde, salieron despedidos como el hombre bala del circo. Todos quedaron boquiabiertos al ver la estela azul brillante que salió de la panza del sapo glotón. Todos menos el, que salió saltando ancas para que os quiero, hacia otro lugar más tranquilo.

  Repuestos del susto, Stik y Azul se dieron cuenta, que tenían un montón de espectadores y que en el centro de todos ellos estaba el Hada del Agua, que con una sonrisa les preguntó como estaban y cuales eran los motivos de su accidentada visita. Azul le explicó el problema de su ala, y la pérdida de su color, pero a mitad de su exposición, El Hada del Agua la interrumpió diciendo:

 -          ¿Te has dado –cuenta de que ya no eres Gris? .Es más yo diría que tu azul es más intenso que la última vez que coincidimos. De todos modos puedes hacerme un favor y mirar hacia tu espalda. 

Al girarse, Azul se quedó atónita, al observar que volvía a tener sus dos alas, y que brillaba su azul como nunca lo había hecho. De pronto e Hada  Azul recordó que había utilizado la piedra que tenía que entregar a el Hada del Agua, para asustar al sapo, así que decidió entregarle lo único que le quedaba en su verde mochila. Azul explico a la Señora del Agua lo acontecido, motivo por el cual no podía cumplir enteramente la misión encomendada por el Hada del Arco Iris, pero que para compensar, le entregaba su ala caída, que al ser cristalina también reflejar la luz, aportando ligeros destellos de color azul.

 El Hada del Agua sonrió dulcemente, y le dijo: -No te preocupes, la piedra era una mera excusa, para que llegaseis aquí y te dieses cuenta que la respuesta a tu pregunta, la debías encontrar por ti misma. Solo tú puedes salvarte del gris, porque la Hadas que tienen luz y color en su interior, siempre la encienden cuando es necesario.  Todos tenemos momentos de sombra, pero tarde o temprano la luz surge, e ilumina tu camino y el de los que están cerca de ti. Y así como empezó ese cuento se acabó.  

Otro día te contaré el deseo de Stik y como Azul lo hizo realidad.   

 Eva Glauca 

08/08/2006 20:35. Autor: Evaglauca ;?> Hay 1 comentario.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Free counter and web stats hit counter
hit counter